El buque Escuela Fragata ARA "Libertad" zarpó este sábado a las 8 de la dársena Norte del puerto de la ciudad de Buenos Aires para comenzar su 47 viaje de instrucción, con un itinerario que incluirá 21 puertos latinoamericanos durante ocho meses.

La dotación de la nave, compuesta por 26 oficiales, 76 guardiamarinas en comisión, de los cuales 11 son mujeres y 192 suboficiales, se encuentra comandada por el capitán de navío Carlos Gabriel Funes.

En la zarpada estuvieron presentes el jefe de la Armada, almirante José Luis Villán, y el director general de Educación de esa fuerza y capitán de navío Fernando Emir Maglione, junto a familiares y amigos de la tripulación. 

 

 


Durante ocho meses, la fragata navegará 25 mil millas náuticas, que equivalen a 46.300 kilómetros y regresarán al puerto de Buenos Aires el 17 de noviembre. 

El itinerario previsto incluye los siguientes puertos: Río de Janeiro, Punta del Este, Montevideo, Buenos Aires, Ushuaia, Cabo de Hornos, Punta Arenas, Talcahuano, Valparaíso, Antofagasta, Callao (Perú), Guayaquil (Ecuador) y Balboa (Panamá).

La embarcación continuará por Cartagena de Indias (Colombia), Santo Domingo (República Dominicana), Cozumel y Veracruz (México), Baltimore (EEUU), San José de Puerto Rico (Puerto Rico), Fortaleza (Brasil) y finalizará su recorrida en Buenos Aires.

 

 

 Familiares los despidieron con "orgullo"

Familiares de los marinos los despidieron "con orgullo y emoción", antes de que emprendieransu 47mo. viaje de instrucción.

Familiares los despidieron con orgullo y emoción.

Entre carteles con dedicatorias de despedidas y familiares conmovidos, los oficiales se abrazaban sobre la dársena de la Avenida Antártida Argentina 1355.

"Hoy es el mar donde despliegas tus alas. Vuela, sueña, crece y se feliz"

"Los cerros de Jujuy acuñaron tus sueños de niño. Hoy es el mar donde despliegas tus alas. Vuela, sueña, crece y se feliz", decía el mensaje que portaba Camilo Genovese, padre del guardiamarina José María, de 22 años, quién dijo que llegó desde la provincia norteña para despedirlo y encontró a su hijo "muy tranquilo y contento".

"Estamos muy orgullosos y satisfechos con la carrera que eligió y este viaje de instrucción significa el final de su carrera", agregó y tuvo un momento para evocar lo ocurrido con el submarino Ara San Juan, desaparecido con 44 tripulantes a bordo en noviembre último. 

"Tratamos de no emitir una opinión porque sería una falta de respeto a las fuerza y a los 44 marinos. A mi hijo le puede pasar pero es lo que eligió. A su vez, los 44 marinos son su fuerza y confiamos en la providencia del señor que tiene a esta tripulación bien guardada y cuidada", aseveró.  

"Ojalá que dure menos de ocho meses"

A punto de embarcarse, el oficial Pablo Salvo manifestó su alegría. "Estoy excelente, muy contento. Ojalá que dure menos de ocho meses, estoy un poco conmovido porque está mi familia", dijo mientras se despedía de su mujer. 

Aunque estaba previsto que los marinos estuvieran a bordo a las 7.30 para luego levantar la planchada, la ceremonia se adelantó y cerca de las 6.40 todos los oficiales y tripulación ya se encontraban dentro de la fragata.

"Nunca se está preparado para perder a los hijos"

La madre del cabo principal Gustavo Luciague, de 36 años, Doris, también se refirió al Ara San Juan."Me duele mucho no saber qué pasó, eran todas personas jóvenes. Aunque confío en el destino, pero nunca se está preparado para perder a los hijos", sostuvo. 

Durante ocho meses, el buque navegará 25 mil millas náuticas, que equivalen a 46.300 kilómetros y regresarán al puerto de Buenos Aires el 17 de noviembre. 
 

Fuente: Télam