El irresponsable chofer insistía con reiterar esta imprudencia ante la mirada atónita de varios pasajeros, hasta que uno de ellos tomó la decisión de registrarlo con su teléfono celular, y divulgarlo.