Con la mediación de la Secretaría de Trabajo, la Administración Nacional de Aviación Civil ( ANAC) suspendió, hasta fin de año, la resolución que otorga licencias a pilotos extranjeros. Los aviadores, presentes en la reunión, habían amenazado con violar la conciliación obligatoria e ir al paro. Promesas y una mesa de diálogo dejaron stand by la medida de fuerza.

La resolución 895 -que prevé una sustitución sobre las categorías de los pilotos extranjeros que convaliden las licencias argentinas- quedó en puntos suspensivos. Tras una reunión en Callao al 100, la ANAC y los secretarios generales de APLA (pilotos) y AULA (aviadores) acordaron sentarse nuevamente en los próximos días.

Según informaron a Crónica desde Trabajo, el miércoles 26 habrá una "reunión clave" y el 28 se levantaría la suspensión de la resolución. "En tal sentido, los sindicatos de pilotos dejamos en claro que de no retrotraerse dicha medida retomaríamos nuestro plan de lucha con las medidas de fuerza que se estimen necesarias", informó APLA mediante un comunicado.

El sindicato liderado por Pablo Biró detalló que "luego de mantener una posición confrontativa, Tomás Insausti (Administrador de la ANAC) y Federico Giannini (Director Nacional de Seguridad Operacional de la ANAC) debieron dar marcha atrás y aceptar suspender la aplicación de la Resolución".

El gobierno confía que, mientras se avance con la mesa de diálogo, "los trámites nuevos de reválida de licencias seguirán haciéndose como estaba contemplado en la normativa". Desde el Ministerio de Transporte sentenciaron que "en la reunión quedó claro que el artículo 106 del Código Aeronáutico no limita a que el extranjero sea sólo instructor. Siempre que se cumplan los requisitos de excepcionalidad y motivo técnico, el extranjero puede ser piloto o copiloto, sin necesidad de que sea calificado como instructor. La Resolución 895 no modificó este artículo ni amplió el universo de licencias que se pueden revalidar así como tampoco hay convalidación automática en la Argentina".

Cabe destacar que desde el jueves 13 de diciembre rige una conciliación obligatoria por 15 días hábiles.