Iniciado el segundo tramo del tarifazo del transporte el 1° de este mes, los pasajeros todavía están enojados por el primer incremento, cercano al 33%, en micros y trenes. Un estudio de la Universidad Metropolitana del Trabajo (UMET) sostiene que para el 52% de la población, el costo de las tarifas de colectivos de febrero es mayor a partir de que comenzó a funcionar la Red SUBE, presentada como un alivio para quienes hacen más de un viaje en el lapso de tres horas.

La muestra se hizo en forma de encuesta a más de 2.000 personas que dieron su parecer. Los más afectados son los jóvenes, los ciudadanos de entre 16 y 29 años (59%). Sólo un 10% afirma que paga menos que antes. A esto se agrega que casi la mitad de los habitantes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) (el 46%) considera que el costo del transporte es elevado. En tanto un 12% afirma que le es imposible afrontarlo con sus ingresos. Los más afectados se encuentran en el segundo cordón de zona norte.

Nicolás Trotta, rector de la UMET, se refirió a los datos presentados: "A pesar de las promesas del gobierno sobre la eficiencia de la Red SUBE y la reducción de costos para los usuarios que más la utilizan, nuevamente los datos demuestran los contrario. Que un 52% de los encuestados afirme que su situación frente a las tarifas de transporte público ha empeorado comprueba el descuido social de las políticas implementadas en estos últimos años".

La Red SUBE fue planteada, al anunciar los aumentos de febrero, abril y junio, como una forma de morigerar el impacto en el bolsillo de los pasajeros de los incrementos tarifarios del transporte. Implica, en un lapso de tres horas, la realización de descuentos sobre lo que se paga en viajes sucesivos.

Para el segundo tramo la rebaja es del 50%, mientras que en un tercer caso llega al 75% de quita del valor del pasaje.

Servicios

Asimismo, se relevó también la opinión sobre los tarifazos de servicios públicos domiciliarios. En cuanto al suministro eléctrico, el informe reporta que a un 27% de la población de AMBA le es imposible pagar el costo de las tarifas eléctricas con sus ingresos. Los principales afectados se encuentran en el primer cordón de zona sur (36%) y en el segundo cordón de zona norte (32%).

Además, un 41% considera que el servicio es caro. Sobre las tarifas de agua, un 23% está conforme en cuanto al costo. Sin embargo, un 47% cree que son inasequibles. El porcentaje de disgustados con el valor de la tarifa se repite con el gas (47%). Un claro rechazo al costo del servicio se ve en el segundo cordón de zona sur, con 55% de los encuestados con percepción negativa.