Como ya gran parte de la población presumía que el gobierno iba a endurecer las restricciones para circular a través de una cuarentena total y obligatoria -que efectivamente se estableció a partir de la hora cero de este viernes con el fin de evitar una mayor cantidad de contagios por el coronavirus-, este jueves gran cantidad de personas se amontonó en los supermercados -grandes y pequeños- y en las farmacias para comprar y acopiar víveres, medicamentos y otras mercaderías.

Cabe indicar que estos locales deberán permanecer abiertos y disponibles al público aún en el régimen dispuesto desde ahora. Las estaciones de servicio también deberán continuar con la atención normal. En los distintos barrios porteños y localidades del conurbano bonaerense pudieron observarse largas filas en comercios que -atentos a disposiciones que ya regían este jueves- limitaron la cantidad de personas que pueden permanecer dentro de los locales, de acuerdo con la superficie de cada lugar.

También se vio una intensa afluencia de gente en los bancos, principalmente en los cajeros automáticos, con el fin de retirar dinero en efectivo. El mismo panorama se registró en varias ciudades del interior del país. Si bien la recomendación de las autoridades fue llevar lo necesario para no producir desabastecimiento, mucha gente optó por llenar al menos un carrito con mercadería.

"Yo vine a comprar porque necesitaba", se excusó a la salida de un supermercado una mujer de 65 años, que está dentro de los grupos considerados en riesgo. Por su lado, un hombre de 30 años que hacía fila en una carnicería admitió que "vine a comprar por las dudas, no sé si mañana -por este viernes- van a cerrar todo".

Asimismo, en las calles hubo muchas personas portando alcohol en gel en mano, como también se vio a quienes eligieron usar barbijos o simplemente taparse la boca con pañuelos. Por otro lado, en redes sociales circuló un pedido para que la gente no compre en grandes cadenas de supermercados, sino en comercios autogestivos.

"Comprá en el almacén de tu barrio, al que vende en la calle y no en los grandes supermercados. Los grandes van a sobrevivir, pero otros dependen del día a día. Ayudá al comercio independiente y mantené la economía girando", se pudo leer en una publicación.

Mientras tanto, los restaurantes y bares en general permanecían sin atención al público, pero reforzando los servicios de delivery a través de las aplicaciones para teléfonos inteligentes.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos