Ante el incumplimiento del municipio, asumieron la tarea. 

Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

"No al mar de basura" fue el mensaje al cual se aferraron los vecinos del barrio Los Acantilados, de la ciudad de Mar del Plata, para llevar a cabo la recolección y separación de residuos en las inmediaciones de sus viviendas. Una tarea que asumieron los propios moradores del lugar ante el incumplimiento de las autoridades municipales, que se cristaliza en la acumulación de desechos, la conformación de microbasurales y la ausencia de camiones sanitarios, en parte por el mal estado de las calles.

En la intersección de 525 y Newbery se reunieron 30 vecinos, en la zona de La Cava, un predio que habitualmente es empleado como depósito de todo tipo de residuos, implicando un serio riesgo para quienes residen en el barrio Los Acantilados. Ellos, al advertir que no hay conciencia alguna en quienes arrojan basura pero tampoco compromiso ni políticas para detener este accionar contaminante, decidieron poner manos a la obra.

Al respecto, Cecilia, integrante de la sociedad de fomento local, reconoció que “nos organizamos para erradicar los microbasurales porque si se los deja crecer es incontrolable, y nosotros tenemos una problemática compleja”. En este sentido, la habitante del lugar argumentó la gravedad de la acumulación de residuos en grandes volúmenes al describir que “tiran heladeras, cocinas, electrodomésticos de gran tamaño como también desechos de geriátricos y químicos de laboratorios. Además, al lado hay un campo en el que fumigan sin cumplir con la norma municipal”.

En tanto, “la intendencia no toma cartas en el asunto y no podemos permitir que nuestro barrio esté tapizado de basura, como lo está Mar del Plata, reveló Cecilia, haciendo referencia al conflicto que las autoridades de General Pueyrredón mantienen con las cooperativas a cargo de la recolección, cuya consecuencia se advierte en las calles marplatenses, donde reina la mugre.

Afortunadamente, ayer los recicladores levantaron la medida de fuerza que mantenían desde hacía 48 horas en reclamo de mejoras en el predio destinado a la disposición final, por lo que por la tarde comenzaron nuevamente con la recolección de residuos en Mar del Plata. Es la tercera iniciativa de esta índole que llevan a cabo desde la sociedad de fomento de Los Acantilados durante este año para combatir una problemática sanitaria, desatendida por quienes tienen que ocuparse.

No obstante, los vecinos también emplean otras alternativas, inéditas, como la de mantener un contacto constante con los recolectores para acordar un punto de encuentro en el cual les entregan sus bolsas con basura. Una de las problemáticas con las que se enfrentan tiene que ver con la imposibilidad de acceso de los transportes al barrio por el estado intransitable de las calles: “Muchas veces quedaron encajados en un pozo”, aclaró la mujer.

A su vez, reflejó que “no estamos recibiendo las respuestas que necesitamos. La zona sur no está dentro del casco urbano, entonces ellos nos dicen que eso implica una contratación externa que no puede asumir en este momento la municipalidad por falta de recursos”.