Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar

“Nuestra hija está en un estado crítico y éste es un llamado desesperante porque necesita ser trasplantada con urgencia”. La desgarradora frase pertenece a Paola Stello, madre de Justina Lo Cane, la niña de 12 años que se encuentra internada en grave estado desde hace dos meses en la Fundación Favaloro, a la espera de un trasplante de corazón. Por tal motivo, se llevó a cabo un abrazo simbólico en la puerta de dicho establecimiento sanitario porteño para “llamar a la concientización”.

Con la presencia de los padres de la nena, amigos y compañeros del colegio SWORL de la localidad bonaerense de General Pacheco y Juan Carr (titular de Red Solidaria), se llevó adelante en la puerta dela Fundación Favaloro un abrazo simbólico para llamar a la concientización a la sociedad sobre la importancia de donar órganos.

Visiblemente emocionada, Paola (junto a su esposo Ezequiel) comentó a los medios que “mi hija tiene muchas amigas que la quieren y vinieron a apoyar. Lo que pedimos es que aparezca un donante de corazón para que ella pueda ser trasplantada. Sabemos que es una decisión difícil para cualquier familia, el tener que donar un órgano de un ser querido, pero tienen que saber que esa acción de amor salva vidas. Justina es una leona, una luchadora que sigue peleando día a día para seguir viviendo y le pedimos a la sociedad que le den una posibilidad para vivir”.

Respecto al caso, Justina fue diagnosticada con una cardiopatía congénita cuando apenas tenía un año y medio de vida, aunque mientras era tratada con medicación llevaba una vida “normal”. Sin embargo, en agosto pasado se complicó su situación y a principios de septiembre tuvo que ser internada en la Fundación Favaloro, donde luego de diversos estudios, se llegó a la conclusión de que la nena de 12 años necesitaba un trasplante de corazón.

Hoy por hoy, Justina se encuentra en terapia con asistencia ventricular, lúcida y a la espera de que pueda aparecer ese donante que le salve la vida. De hecho, ella misma había comenzado una campaña en las redes sociales en la cual difundía su situación y su necesidad de éste órgano, por medio de #lacampañadeJustina o #multiplicatepor7, además del teléfono del INCUCAI 0800-555-4628.

En tanto, Carr argumentó que “tenemos una hija que se encuentra en emergencia nacional y que necesita urgentemente un corazón. Tenemos que tomar conciencia como sociedad que donar órganos conduce a salvar vidas”.