La Justicia porteña hizo lugar a un recurso de amparo presentado por vecinos del barrio de Palermo y le ordenó al Gobierno de la Ciudad evitar la remoción del adoquinado de la calle Nicaragua, entre Araoz y Armenia.

El recurso se presentó para evitar la remoción de adoquines en todo el barrio de Palermo, en especial en esa calle. El gobierno porteño repuso el adoquinado pero “dejó las calzadas en el mismo estado en el que estaban antes de empezar las obras”, informó el sitio i-judicial. 

La decisión de la Cámara se basó en que el adoquinado constituye “un patrimonio cultural” de la Ciudad de Buenos Aires y que las calles Nicaragua, Aráoz y Armenia están incluidas en el Catálogo Definitivo previsto por la ley 4806, lo que las hace pasible de protección.

Los camaristas concluyeron que "está acreditado en la causa que se encontraban planificadas obras que desconocían el grado de protección que actualmente tienen las calles; obras que de haberse llevado a cabo, serían contrarias al ordenamiento jurídico vigente".