Volvieron las medidas de fuerza al subte, y los afectados fueron los usuarios de la línea A. Allí, de 19 a 21, los metrodelegados levantaron molinetes, para después, en las últimas dos horas de la jornada, paralizar el servicio.

Metrovias, por su parte, presentó una denuncia contra los trabajadores.

Según confirmó Roberto Pianelli (secretario general de los Metrodelegados) “la ciudad no cumplió con la cautelar y no convocó a nadie”, por eso la huelga que encabezaron después de las 21.

Según le confirmó a “Va de vuelta” (AM870) “la semana que viene seguirán otras líneas”, ya que “estamos ante un gobierno para el que violar la ley es lo cotidiano”.

De todas maneras, la medida de fuerza no fue gratis. La empresa concesionaria Metrovías realizó una presentación formal ante las autoridades laborales de Capital Federal, por lo que aplicará “las sanciones correspondientes”.