Los vecinos que viven sobre Avenida Del Libertador, entre Scalabrini Ortiz y Jerónimo Salguero, en el barrio porteño de Palermo, este domingo amanecieron con una pileta frente a sus puertas.

La rotura de un caño maestro produjo que el agua comenzara a brotar de manera incontrolable desde el costado de la calle, lo que provocó una verdadera inundación.

Los encargados de los edificios fueron los primeros en notar que el agua que salía con furia desde el caño no se detenía y que cada vez ganaba más territorio. Instantes después, la presión del agua hizo ceder el asfalto, provocando inmediatamente un gran bache que significó un riesgo para los automovilistas que transitaban por la zona.

Rápidamente, el agua alcanzó las veredas y tapó hasta la mitad las ruedas de los autos, mientras que los vecinos afirmaron que llegó a ingresar a las entradas de algunos edificios.

Tres carriles mano al centro se vieron afectados durante el arreglo del caño, que se produjo recién en la tarde de este domingo.