Miles de manifestantes, agrupados en organizaciones sindicales, sociales y partidos de izquierda, protagonizaron desde el mediodía un corte total de l. avenida 9 de Julio frente al Ministerio de Salud. La razón principal fue en protesta por los despidos en el Hospital Posadas.

"Está en riesgo la vida de los pacientes", denunció Karina Almirón, la única técnica especialista en inmunohistoquímica que tenía el hospital y que fue despedida. Por las cesantías, algunos servicios pediátricos y de tratamiento contra el cáncer quedaron desarticulados.

"Ni siquiera recibimos telegramas de despidos. El Ministerio de Modernización dice que sobran trabajadores pero mientras nos despiden a nosotros están tomando monotributistas. No es que sobramos, quieren cambiar las condiciones de trabajo", sostuvo Almirón. Según contó la trabajadora, desde bien temprano hay frente a la puerta del hospital, sobre el acceso oeste, más de cuarenta móviles policiales. “Es una intimidación. Otra vez la Gendarmería está pidiendo documentos en la entrada", detalló la técnica.

Se sumaron a la movilización los trabajadores despedidos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial ( INTI), y también de las empresas Cresta Roja y Latam.

El tránsito hacia el norte y hacia el sur fue totalmente obstruido a la altura de la Avenida Belgrano. El metrobús también fue bloqueado por lo que está realizando un desvío por Bernardo de Irigoyen.

La protesta, convocada por la agrupación La Marrón en el Movimiento de Agrupaciones Clasistas -un espacio impulsado por el Partido Socialista de los Trabajadores en el Frente de Izquierda-, contó también con la participación de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud (Fesprosa), la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires (Cicop) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).