Un adolescente de 13 años murió tras colgarse por el cuello de una hamaca paraguaya en su casa de la localidad cordobesa de Villa Carlos Paz. La Justicia investiga si su fatal decisión se motivó en la práctica del juego conocido como "La Ballena Azul".

El juego tiene 50 consignas que llevan al suicidio.

El menor, que se llamaba Elías, estuvo alrededor de una semana internado en el Hospital de Niños de la ciudad de  Córdoba, hasta que se produjo su deceso, informó Cadena 3.

El chico fue encontrado colgado en el fondo de su casa por sus padres y fue su madre, de profesión enfermera, la que le dio las primeras atenciones médicas antes de que fuera trasladado al Hospital Sayago de Carlos Paz y luego derivado al Hospital de Niños de la capital provincial.

El trágico hecho se produjo en una vivienda situada en Avenida Perón e Igualdad, del barrio San Ignacio, en la turística localidad mediterránea.

Según deslizaron los familiares del joven, la Justicia secuestró una tablet que utilizaba el adolescente para establecer si el trágico hecho se relaciona con el juego conocido como "La Ballena Azul", que es similar a un juego de rol ya que propone a los participantes -en su mayoría jóvenes y adolescentes- 50 desafíos para cumplir que incluyen cortes y autolesiones, y que acaba con el suicidio como reto último para completar el juego.

Entre los retos, según el Ministerio Público porteño, "una de las pruebas más espeluznantes es la de grabarse con un cuchillo en la piel el dibujo de una ballena, representando al juego".

Para ser incitado a ese accionar, "los adolescentes reciben mensajes en su teléfono o en perfiles de Facebook u otras redes sociales para unirse a grupos cerrados y poder participar en e. juego".

Si bien no se estableció el origen del juego que causó suicidios en distintas partes del mundo, se cree que nació en Rusia y hay un hombre detenido, llamado Philipp Budeikin, al que se considera su primer promotor.