Documentos que se agregaron a la causa que investiga la desaparición del ARA "San Juan" revelaron que al submarino no se le había realizado la inspección de seguridad previa, la cual era obligatoria. De esta manera, quedó en evidencia que el navío argentino no estaba en condiciones de navegar.

Por otra parte, también se dio a conocer que el submarino participó de una misión con toda la flota de la Armada Argentina unos días antes de desaparecer, la cual significó el mayor ejercicio naval desplegado por la fuerza desde 1983. Buques, corbetas, lanchas con buzos tácticos y aeronaves se ejercitaron junto al "San Juan".

Incluso, el submarino formó parte de la operación de mayor riesgo militar en ese plan conjunto cumplido hasta el fin, la cual se trató del hundimiento, adrede, de un buque en desuso de la Marina.

Además, el submarino, junto a sus 44 tripulantes, habría ingresado en las doscientas milla náuticas que, de acuerdo con el Reino Unido, son los límites perimetrales de las Islas Malvinas dentro de los cuales no podrían navegar otras naves que no sean las pertenecientes al país europeo.