El director de Gendarmería, Gerardo Otero, aseguró este lunes que la fuerza no permitirá que uno de sus integrantes actúe de manera incorrecta, en referencia al caso Santiago Maldonado, pero resaltó que “hasta ahora no hay elemento alguno” que la vincule a la muerte del artesano.

"Con respecto al caso Maldonado, nosotros simplemente esperamos la respuesta de la Justicia, y hasta ahora no hay elemento alguno que vincule a nuestra institución con el hecho”, dijo la máxima autoridad de Gendarmería Nacional en diálogo con Radio Nacional El Calafate.

Otero aludió de esta manera “a las pruebas científicas de las pericias que se están llevando adelante”.
‘Indudablemente faltan algunas”
pericias, “por eso debo ser cauto, por mi responsabilidad como comandante de la fuerza y con la sociedad, que me exige respetar los tiempos de la Justicia”, añadió.

El jefe de Gendarmería sostuvo la necesidad de ser autocríticos y de mejorar para ganar la confianza de la sociedad en la institución.

La investigación que realiza Gendarmería “tiene una entidad muy profunda, porque no permitiríamos en nuestra fuerza una persona que actúe incorrectamente y, menos aún, en un hecho de esa magnitud”, precisó.

Otero presidió, junto a autoridades regionales de la fuerza y de la provincia de Santa Cruz, un acto en Lago del Desierto, a unos 13 kilómetros de la ciudad cordillerana de El Chaltén, en el norte del Parque Nacional Los Glaciares. En el lugar, hace 52 años se enfrentaron gendarmes con carabineros chilenos, con el saldo de un muerto y un herido, ambos del vecino país, en el conflicto limítrofe que los entonces presidentes Arturo Illia y Eduardo Frei acordaron dejar en manos de una comisión mixta limítrofe. 

En abril pasado, el gobierno argentino devolvió al chileno la bandera de ese país que había quedado en manos de las tropas de la Gendarmería.