Unos 500 vendedores ambulantes que tienen sus puestos en el barrio de Liniers fueron desalojados esta madrugada por personal del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad durante un operativo ordenado por la justicia porteña que determinó que realizaban "venta callejera ilegal", informaron fuentes policiales.

Algunos puesteros reclamaban que aún teniendo la habilitación de la Ciudad para trabajar allí fueron desalojados violentamente, como Concepción, que es propietaria de un puesto de flores en Rivadavia y José León Suárez.

"Hace 30 años que estoy acá, pago los impuestos y estoy al día. Vinieron y sin preguntar rompieron todo, ahora no tengo nada", afirmó la mujer, y señaló: "tengo el permiso para trabajar acá, lo tengo colgado en el puesto. Tengo medidor de luz y de agua":

Según le explicó uno de los inspectores de Ambiente y Espacio Público, la mujer ocupaba un metro más del espacio que tenía permitido; sin embargo, la mujer denunció que "eso me lo explicaron después de romperme todo el puesto".

Concepción. Le rompieron su puesto y estaba habilitada. (-Crónica-Jonatan Moreno)

Alicia, otra puestera de la zona, aseguró que "vinieron a las cuatro de la mañana y no me dieron tiempo a nada, me hicieron a un costado, me dijeron que no toque nada y empezaron a levantar la mercadería".

"Estoy trabajando, no estoy robando. Tengo invertida la asignación de mi hijo en esta mercadería y sólo quiero recuperarla", sostuvo la mujer que hace 37 años vende allí golosinas, bebidas y juguetes pequeños.

Según fuentes policiales, la investigación por la que se ordenó este desalojo se inició con denuncias de vecinos y comerciantes de la zona, que reclamaban por "bloqueos en las veredas, corte de paso a peatones, competencia desleal con los comercios y venta de productos ilegales".

"Ahora tengo que ir a Escobar para reponer esto y no tengo idea cuánto me va a costar. Soy jubilada y no sé que voy a hacer. Con esto mañana no voy a poder trabajar pero voy a buscar un abogado para que me oriente con esto, porque tengo todo en regla, soy monotributista y tengo todas las facturas y recibos conmigo", concluyó la vendedora de flores.

El testimonio de los floristas