El coronavirus se cobró este sábado la primera víctima mortal en el país. Se trata de  Guillermo Abel Gómez , de 64 años, quien vivía en el barrio porteño de San Telmo junto a su esposa, la única persona con la que tenían contacto.

El hombre presentaba antecedentes de diabetes, hipertensión, bronquitis crónica e insuficiencia renal, y durante su internación en el Hospital Argerich requirió asistencia respiratoria mecánica.

El 25 de febrero había vuelto de un viaje a París, Francia, donde ya existen varios casos de este virus que se expande por todo el mundo. El 28 de ese mes comenzó a presentar fiebre, tos y dolor de garganta, por lo que el 4 de marzo se presentó en un centro de salud de la ciudad de Buenos Aires, donde quedó internado en la unidad de ciudadanos intensivos.

Tras permanecer internado, a su mujer se le recomendó el aislamiento domiciliario, pero no lo respetó y lo que acompañó a su esposo hasta el último momento. Ahora está siendo examinada para verificar si también está infectado con el Covid-19.

La víctima no pertenecía a los ocho casos confirmados. Las autoridades le realizaron los exámenes tras morir y los resultados dieron positivo.