"Hay que besarse más", decía Roberto Galán en el programa "Yo me quiero casar, ¿y usted?". Claro que pocos recordarán el envío y en medio de esta pandemia, podríamos decir claramente que, quienes lo tienen presente, pueden formar parte del grupo de riesgo. Lo cierto es que la frase con la que instaba a las parejas a "matchear" -en términos actuales- hoy tiene más vigencia que nunca pues se celebra el " Día Internacional del Beso". 

La fecha recuerda al beso más largo de la historia que se dio una pareja en Tailandia, en el marco de un concurso organizado para celebrar el Día de San Valentín. El primer récord mundial fue de 46 horas, 24 minutos y 9 segundos. Un año más tarde, en 2012, una nueva pareja estableció otro récord con un beso de 50 horas, 25 minutos y 01 segundo. 

Rose y Jack, los personajes del multipremiado filme 'Titanic', a punto de besarse.
Rose y Jack, los personajes del multipremiado filme "Titanic", a punto de besarse.

Pero la primera pareja en marcar el beso más largo del mundo, regresó en 2013 para batir no sólo su propio récord, si no también, para vencer a sus oponentes. Y lo hicieron con beso que duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos. No les fue tan mal, especialmente porque se llevaron dos anillos con diamantes y 2.500 euros en euros...sólo por besarse. Los afortunados fueron Ekkachai y Laksana Tiranarat. El concurso sigue celebrándose año a año en varios lugares del mundo y como dato curioso, en Tailandia sólo pueden competir las parejas casadas o bien, aquellas cuyos padres firmen una carta acreditando que la relación es seria y estable. 

¿Por qué es bueno besarse?

De seguro todos coinciden en lo placentero que resulta besarse. Y en realida, existe una explicación científica para ello. Lo real es que al besarnos se libera una hormosa -oxitocina- conocida como la hormona de la felicidad o del amor, que despierta sentimientos de afecto y apego. Precisamente, es ésta hormona la que "inunda" a las madres tanto en el momento del parto como en el de la lactancia, fortaleciendo el vínculo entre madre e hijo.  

Los besos liberan oxitocina y dopamina en nuestro cerebro.
Los besos liberan oxitocina y dopamina en nuestro cerebro.

También se libera dopamina, la hormona que es vital en el cerebro en los mecanismos de motivación y recompensa. 

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos