Alrededor de 350.000 personas asistieron a la segunda edición del Campeonato Federal del Asado que en esta oportunidad tuvo como ganador a los representantes de Santa Fe, elenco integrado por Marcelo Herrera como parrillero y Pablo Ramallo Oliva como asistente. Tomaron parte del evento realizado sobre la avenida 9 de Julio, a metros del Obelisco, asadores de 23 provincias. Vale recordar que el año anterior, el titulo fue para Mendoza.

Los participantes tuvieron que cocinar tres cortes de carne vacuna predefinidos (vacío, asado de tira ancha y colita de cuadril) y choripán. Además, dispusieron de 11 condimentos (jugo de limón, aceite neutro, ajo fresco, orégano, ají molido, pimentón, laurel, comino, sal, nuez moscada y pimienta) y pan, pero tuvieron que llevar sus propias herramientas de trabajo para parrilla y elegir entre carbón o leña como combustible. El jurado estuvo integrado por un equipo técnico, conformado por representantes de parrillas destacadas, y uno institucional, con organizaciones afines a la gastronomía, críticos gastronómicos y funcionarios. Además, este año, participó una pareja de vecinos de la Ciudad como jurado (un voto entre ambos), que fueron elegidos a través de un sorteo en las redes sociales de Vamos Buenos Aires.

El ganador de la primera edición, Félix Zarate, con más de 24 años de asador, junto a Raúl Roble, con cerca de 30 años haciendo asado, representantes de Mendoza, indicó: "Vinimos a defender el título. Estamos contentos. Fuimos los últimos que arrancamos en este torneo, pero en hora y cuarto vamos a tener los primeros cortes preparados". Sin embargo, en esta oportunidad el galardón fue para Santa Fe, cuyos asadores se llevaron todos los aplausos. El secreto de los asadores fue "preparar las costillas y el vacío con una costra con especias y sal, para que penetrara en la carne y una sola brasa, con poco carbón y más leña", explicaron Herrera y Ramallo, la pareja santafesina tras recibir su premio.

"Estoy muy emocionado. Esto es algo enorme para mí", expresó Marcelo Herrera, de 42 años, quien aseguró haber llegado a Buenos Aires con "mucha fe en ganar y muy confiados por el apoyo del equipo de trabajo". Oriundo de Rosario, Herrera es trabajador gastronómico desde hace 27 años y, gracias a su experiencia en la parrilla, viajó a países como Chile e Italia para trabajar como asador. Emocionado por el premio, el maestro ganador dijo no ser consciente de lo que logró: "Creo que recién mañana voy a caer en la cuenta de que le gané a 22 provincias".

Otro de los aspectos que, aseguró, ayudaron a su triunfo fue que el jurado le dio la posibilidad de que él optara por hacerles degustar el vacío y el asado de costilla. "Yo les miraba las caras y me decían que estaba bien la carne. Todos me puntuaban con 10 o 9 puntos", dijo. Respecto de los consejos para preparar un asado, Herrera aclaró que "depende del corte y del tamaño de la pieza".

"Hay que cocinarlo lento para que la carne no pierda sabor y nunca hay que pincharla, siempre hay que trabajar con pinzas para que la carne no pierda el sabor", cerró.