"Estoy rogando a la Justicia porque tengo miedo de terminar muerta", confesó, con extrema angustia, Natalia, víctima de las constantes manifestaciones violentas de su hermano, en la ciudad de Zárate. La mujer es discapacitada y madre de dos hijos, uno de los cuales también fue víctima de su hermano, destinatario de varias denuncias por las que le impusieron una restricción perimetral que incumple, ante la pasividad de las autoridades judiciales.

"Hace quince años que vengo soportando las locuras de él. Soy víctima de violencia de género por parte de mi propio hermano", remarcó Natalia Acosta. La joven realizó ocho denuncias que derivaron en la intervención del Departamento Judicial de Zárate. La primera acusación que Acosta realizó en la dependencia policial local, se produjo tras la golpiza que el hombre le propinó al bebé de su pareja, de entonces 2 años.

Ello motivó la furia del individuo contra su hermana, a quien sometió a todo tipo de brutalidades. Al respecto, Acosta señaló a Crónica que "me hizo de todo. Me escupió, me golpeó. Un día me tiró en la cama y me quiso ahorcar". La ola de violencia se profundizó cuando el denunciado se alojó con su esposa y el hijo de ésta en la casa familiar.

Fue entonces que Natalia no sólo padecía los golpes, sino también sufría ser testigo de los ataques a su cuñada, al pequeño, y al mayor de sus dos hijos, de 16 años. "Era una pesadilla porque él es violento, es su forma de ser, se pone violento, y eso es peor cuando no toma sus medicamentos. Los médicos le ordenaron llevar a cabo un tratamiento psiquiátrico, pero jamás lo hizo".

El testimonio de la víctima da cuenta del alterado comportamiento de su hermano, por el cual requiere de asistencia psicológica y psiquiátrica que él mismo se niega a recibir, y que la primera vincula a "sus adicciones a las drogas y al alcohol, que potenciaron sus ataques de ira".

La única resolución dispuesta por las autoridades judiciales de turno radicó en una restricción perimetral de 300 metros, que tampoco obedece el acusado. En relación con esta medida, Natalia dejo en claro que "siempre pasa por la puerta de mi casa para burlarse, para mostrarnos que lo denuncié y de todas formas hace lo que quiere. Nos amenaza con prendernos fuego la casa. El sábado pasado llamé a la policía, vinieron, se lo llevaron a la comisaría y a las pocas hora lo tenía merodeando mi domicilio de nuevo".

Por esta razón, Acosta clama a la Justicia la detención del sujeto, dado que su accionar violento no cesa, no sólo con ella, sino con todo aquel que se interponga en su camino. Al respecto, la demandante reconoció que "hace un mes se fue de mi casa porque lo andan buscando, ya que apuñaló a un chico en un club cercano".

Ante semejante estado demencial de su hermano, la joven enfatizó que "lamentablemente es mi hermano pero entró en pánico cuando lo veo, siento mucho miedo, porque a él nadie lo detiene y los maltratos son constantes. Estoy pidiendo que la justicia actúe porque sino voy a terminar muerta".

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos