Por Ana Breccia
@anabreccia

Los adultos mayores son los más vulnerables a los efectos del coronavirus e integran el principal grupo de riesgo. Por esta razón, cada vez que uno de ellos logra superar la enfermedad, el festejo es aún más grande y conmovedor. Una muestra de ello es lo que ocurrió en el Centro Gallego de Buenos Aires: Sara, de 93 años, se sumó a la lista de los 2.872 recuperados en todo el país y, con aplausos y sonrisas escondidas detrás de los barbijos, el personal de la salud se lo hizo saber. 

Las noticias alentadoras, valen mucho más en este escenario de crisis a nivel mundial, y la historia de Sara, es digna de dar a conocer para encender una luz de esperanza. Con 93 años, la anciana fue diagnosticada de Covid-19 el pasado 4 de mayo, luego de que la sometieran a un hisopado en el Hogar de Ancianos Beit Sion de Flores. 

En diálogo con cronica.com.ar, Silvia, su sobrina, contó: "En el Hogar apareció un caso positivo que luego se aisló y derivó a su obra social. Se solicitó a salud pública testeos a los residentes y empleados del lugar, pero dijeron que no porque no presentaban síntomas", recordó.

Pero para esta residencia, el no, no era una opción. Entre todos se unieron y mediante una campaña de beneficencia, juntaron el dinero necesario para comprar los test y diagnosticar a sus trabajadores y personas que están a su cuidado. Para su sorpresa y lamento, más de uno dio positivo en coronavirus: "Se hicieron los hisopados y aparecieron algunos casos positivos asintomáticos. Aislaron a todos los abuelos, cada uno en sus pisos, no compartían actividades, comedor ni nada, hasta que fueron derivados", manifestó Silvia. 

Uno de esos casos fue su tía: tras saber su diagnóstico, "la derivaron el Centro Gallego porque ella tiene PAMI", contó la mujer. Una vez en la clínica y por cuestiones preventivas, "la llevaron a terapia intensiva y no saturaba bien, le pusieron una mascarilla para ayudarla con el oxígeno", recordó. 

A los dos días ya estaba preparada para pasar a Clínica Médica: "Allí estuvo hasta este martes que volvieron a hisoparla y dio negativo", explicó. "Tengo que destacar la excelencia tanto del Hogar como del Centro Gallego, por cómo se preocupan y cuidan a los abuelos. No tengo más que agradecimientos, tanto los médicos como el personal administrativo, fueron muy colaboradores conmigo. Todos los días me llamaron por teléfono para darme un parte y mantenerme al tanto", insistió Silvia. 

A sus casi 94 años, la anciana está al tanto de todo lo que sucede y vive su años de vejez mucha lucidez. "En todo momento supo cómo era la situación: qué pasaba en el Hogar, de qué se trata el aislamiento... ¡Hasta hicimos videollamada!", recalcó su sobrina. Pero el desenlace de esta situación fue el más oportuno: "En el Centro Gallego la despidieron con muchos aplausos mientras le tiraban besos, de igual manera en la residencia, ella es muy querida", cerró emocionada Silvia.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos