El saldo de las fiestas de Nochebuena y Navidad fue de 100 heridos, en su mayor parte por uso de pirotecnia. De acuerdo a los números oficiales, hubo 65 personas con heridas en los ojos (de los cuales 4 fueron intervenidas quirúrgicamente), en tanto que otros 23 sufrieron quemaduras en distintas partes del cuerpo y de variada consideración.

Hubo también siete heridos por agresiones, tres por impacto de corchos al destapar botellas, uno por riña y uno por accidente de tránsito. 

En el Hospital de Quemados se atendieron a 7 personas entre la noche del 24 y las 8 de la mañana del 25, y otras 16 durante la jornada del lunes y hasta la mañana de este martes.

Uno de los casos fue el de un hombre de 30 años que debió ser internado ya que tenía el 20 por ciento del cuerpo quemado, con lesiones de segundo grado, provocadas por un artefacto pirotécnico que ingresó por la ventanilla del automóvil que conducía y produjo una fuerte explosión que le provocó las heridas.

Leandro Chautré, jefe de guardia del Santa Lucía, informó durante la la jornada de Navidad que recibieron 18 menores de 15 años y precisó que el más grave fue un niño de 3 años que llegó con una “herida penetrante corneal” luego de que un fuego artificial saliera desviado hacia su cara.

Consultado sobre las previsiones para la noche de Año Nuevo, Chautré recordó que el consejo principal es “no usar pirotecnia pero que, de hacerlo, que sea manejada por un adulto responsable y que esté lúcido en el momento de manipularla”.

Entre los heridos hubo muchos niños, aunque no se precisó el número y nivel de gravedad. Las cifras que se fueron informando durante el 25 variaron a medida que pasaban las horas, ya que muchos de los afectados asistieron en forma inmediata mientras otros esperaron que evolucionara la herida y terminaron llegando a los centros de salud anoche y esta mañana.