La Guardia Civil española debió seguir la pista de tres elementos clave en la búsqueda de Olivia, la chiquita de seis años que fue asesinada al igual que su hermana menor de un año, a manos de su macabro padre, identificado como Tomas Gimeno. Entre esos elementos se encuentra un tubo, un cinturón de buceo y un ancla.

Pese a que las primeras investigaciones indicaran que Gimeno se había llevado a las niñas y que las tenía a salvo, rápidamente los peritos se dieron cuenta de que las había asesinado, y esto fue confirmado esta mañana cuando la noticia del hallazgo de Olivia dentro de una bolsa sumergida en el mar y sostenida por un ancla, estremeció a toda España.

Los investigadores toman muestra del yate de Gimeno.

El hallazgo de una de las niñas desaparecidas en Tenerife fue gracias al trabajo realizado por el Instituto Oceanográfico de España, que prestó su barco equipado con un magnetómetro. Este sistema es capaz de detectar la presencia de metales en determinadas concentraciones, y funciona también debajo del agua.

El magnetómetro lo utilizaron para hallar el tubo de buceo, el cinturón y el ancla. Estos elementos fueron los que la Guardia Civil creyó que pudieron haber sido utilizados por el padre de las nenas de Tenerife.

Pese a que se decía que era la primera vez que el barco se utilizaba “para buscar personas” en realidad el buque se preparaba para encontrar metales.

¿Por qué buscaban un tubo de buceo, un cinturón y un ancla?

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil buscó primero el barco que utilizó Gimeno, con la ayuda del helicóptero del equipo de Salvamento Marítimo. Cuando hallaron a la nave, los uniformados descendieron, registraron la embarcación y se dieron cuenta de que estaba vacía. Sin embargo, había algo que les llamaba la atención: el barco no tenía el ancla.

La búsqueda de esa ancla y del equipo de buceo que habría utilizado el padre de las nenas para arrojar sus cuerpos al fondo del mar, comenzó hace unas semanas.

Tras varias falsas alarmas y un trabajo "arduo", finalmente la Guardia Civil encontró el ancla con la que se empujaba el cuerpo de Olivia hacia el lecho marino.

El buzo de la Guardia Civil y ex jefe del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de España Juan Ortega Machín aseguró este viernes que encontrar a Olivia fue un trabajo "arduo, complejo y bastante meticuloso" a causa de la profundidad a la que se encontraba (aproximadamente mil metros).

Machín también apuntó a la utilización de un magnetómetro en la búsqueda, ya que los ecos de los metales revelan "con más claridad" lo que "no deberían estar ahí". Así, el buzo ha puesto en valor el trabajo de los técnicos que han interpretado los resultados del sónar y ha trasladado que se trabaja "de día y de noche" en la localización de Anna.

Si bien el tubo de buceo fue hallado por el equipo, aún resta encontrar el cinturón pasa sumersión, el cual podría arrojar pistas contundentes para el hallazgo de Anna, la hermanita menor de un año.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos