Hace algunos días, las autoridades de seguridad de Brasil confirmaron el hallazgo del cuerpo sin vida del periodista inglés, Dom Phillips. El hombre fue asesinado mientras realizaba trabajos de investigación con un colega en la selva del Amazonas. El domingo por la mañana fueron velados sus restos y sus conocidos alzaron la voz en pedido de justicia

Según informaron las fuentes judiciales del país vecino, el comunicador, de 57 años, encontró la muerte tras ser herido con 5 tiros el 5 de junio. Junto al cuerpo de él, se encontró fallecido al experto indigenista, Bruno Pereira. Se pudo establecer que ambos hombre estaban regresando de una expedición al Valle del Javarí, lugar que es reconocido a nivel mundial por la presencia de narcotráfico, la pesca ilegal y extracción de oro ilícito

 

El colaborador del diario "The Guardian" también trabajó para The New York Times, The Washington Post y Financial Times. Debido a sus investigaciones y el amor que tenía por esa región, vivía fue de su país de origen hace 15 años. En esta oportunidad, estaba desarrollando un libro sobre la conservación ambiental y desarrollo local, con apoyo de la fundación estadounidense Alicia Patterson. Debido a lo delicada que es esta zona de Brasil, el periodista había recibido reiteradas amenazas. Sin embargo, en ningún momento tomo la decisión de abandonar sus ideas. 

Finalmente, luego de muchos días de búsqueda y análisis, los restos fueron identificados y entregados a las familias el pasado jueves. Este domingo por la mañana, los restos de Phillips fueron velados en el cementerio Parque da Colina, en Niterói, cerca de Río de Janeiro. La viuda del periodista detalló  "Dom será cremado en el país que amaba, Brasil, al que había escogido como hogar". 

El cuerpo de Dom Phillips fue entregado recién el jueves. 

Al finalizar el funeral, la mujer de Phillips agradeció a los indígenas que ayudaron en la búsqueda, a la prensa y "A todas las personas que se solidarizaron con Dom, Bruno". También destacó que ahora viene momentos difíciles y aseguró "Seguiremos con atención todos los desdoblamientos de las investigaciones, exigiendo justicia". 

En cuanto a los autores del violento asesinato, se han detenido a tres sospechosos. Entre ellos se encuentra un pescador que confesó haber enterrado los cuerpos y es quien condujo a los investigadores hacia donde se encontraban los restos del equipo periodístico. Mientras tanto, la Policía Civil de São Paulo anunció la prisión de un cuarto sospechosos. Igualmente, el crimen del comunicador sigue bajo pericias. 


 

Ver comentarios