El video de un cocodrilo comiéndose a un pequeño perrito, conmovió al mundo. Es que Pippa, una pequeña perra de raza terrier, era famosa en por aterrorizar cocodrilos en la isla de Goat, al norte de Australia. Si bien en innumerables ocasiones su "juego" salió bien, perdió su vida la semana pasada en las fauces de uno de esos reptiles.

La noticia la dio a conocer su propio dueño, llamado Kai Hansen, quien se mostró "abierto" a que este desenlace podría darse en cualquier momento. "Era algo que tenía una alta probabilidad de suceder en cualquier momento", señaló Hansen, propietario del bar Casey's, situado a orillas del río Adelaide donde Pippa se divertía molestando reptiles y  lugar que se volvió popular para ver el "show" del animalito.

Lógicamente, el dueño fue criticado por permitir que la perra arriesgara su vida de esa manera. Sobre eso, afirmó sentirse "muy triste" y negó haber visto la última grabación de Pippa. "Un pequeño terrier no debería hacer cosas así. ¿Pero debí haberla detenido? No sé, se salió con la suya durante 10 años", indicó compungido.

Así molestaba Pippa al cocodrilo

.

Así el cocodrilo tomó venganza