La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que el coronavirus seguirá circulando y evolucionará, pero la gravedad de la enfemedad que causa se irá reduciendo "a medida que aumenta la inmunidad debido a la vacunación y la infección".

Ese escenario es el más probable que se plantea la entidad, según consta en el Plan Estratégico difundido este miércoles. En el documento se analizan los preparativos que se están tomando en todos los países y las posibles respuestas para luchar contra la pandemia.

Según el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ese escenario es el que más probablemente suceda. "Pueden ocurrir picos de casos y muertes a medida que la inmunidad declina, lo que requerirá refuerzos (de vacunas) periódicos para las poblaciones vulnerables", dijo en una conferencia de prensa el director de la organización, recordando que la pandemia no terminó.

 

 

La organización se planteó un segundo escenario para 2022, "más optimista", que prevé que haya menos variantes del virus. En ese caso, ya no serán necesarias nuevas vacunas o dosis de refuerzo. Sin embargo, la tercera idea, que es la más pesimista, es la que no descarta nuevas formas del virus SARS-CoV-2 "más virulentas y más transmisibles".

Ghebreyesus dijo que existen "todas las herramientas que necesitamos para controlar esta pandemia". De todas maneras, remarcó la importancia de destinar fondos a la vigilancia, a los laboratorios y a la inteligencia sanitaria, así como redoblar los esfuerzos en torno a la vacunación, a la mejor atención clínica y a la coordinación entre países para ganar tiempo en la gestión de las emergencias.

"La vacunación equitativa sigue siendo la herramienta más poderosa que tenemos para salvar vidas. Esforzarse por vacunar al 70% de la población de cada país sigue siendo esencial", concluyó.

Ver comentarios