Ken Paxton, fiscal general de Texas, demandó contra el reconocido motor de búsqueda de Google por recopilar datos sobre los usuarios que navegan en modo incógnito.

Esta presentación se suma a la denuncia de enero en la que Texas, Indiana, el estado de Washington y el Distrito de Columbia inculparon a  Google por prácticas engañosas de seguimiento de ubicación que invaden la privacidad de los usuarios.

El modo incógnito de Google podría ser un peligro para los usuarios.

Lo que plantea el fiscal es que existe una violación a la intimidad de las personas, ya que la empresa podría estar guardando los datos sobre todas las acitividades que realizan los usuarios en “sitios web muy personales que podrían indicar, por ejemplo, su historial médico, persuasión política u orientación sexual. O tal vez simplemente quieren comprar un regalo sorpresa sin la el destinatario del regalo recibe un aviso por un aluvión de anuncios dirigidos”.

Ante esta acusación, Google dio su testimonio diciendo que Paxton se basa en afirmaciones "inexactas y obsoletas" sobre su configuración. Además, la empresa aseguró que siempre incorporaron funciones de privacidad en sus productos y brindan "controles sólidos para los datos de ubicación".

Más denuncias en contra del motor de búsqueda de Google

De todas formas, no es la primera vez que se desconfía de la navegación incógnita de Google y la privacidad de las personas. En marzo de 2021 ya pasó que, un juez de California aceptó una demanda colectiva por US$ 5.000 millones en contra de la empresa por no notificar a sus usuarios de ciertas políticas de recolección de datos especialmente en dicha modalidad de navegación.

Ese año Google intentó justificarse diciendo que "solo ciertas páginas y aplicaciones" tenían el acceso sobre la actividad de lo que hacían los usuario a la hora de usar una página en incógnito.  

"El modo de incógnito en Chrome da la opción a los usuarios de navegar por Internet sin que su actividad se guarde en el navegador o dispositivo. Así lo indicamos claramente cada vez que se abre una nueva pestaña de incógnito. Indicamos, además, que los sitios web podrían recoger información sobre su actividad de navegación durante su sesión", dijeron algunos representantes de la empresa para intentar cerrar la causa.

La denuncia establecía que la empresa más reconocida del mundo, engañaba a sus clientes diciendo que podían acceder a una página sin saber la identidad de ellos, pero la realidad es que ocurría todo lo contrario, ya que Google rastrea y recopila todo el historial de navegación de los consumidores.