El gobernador del estado del sudeste estadounidense de Virginia, Ralph Northam, promulgó este miércoles una histórica ley que pone fin a la pena de muerte en una jurisdicción con 400 años de ejecuciones.

"Virginia se convierte en el primer estado del Sur en poner fin a esta práctica; nos unimos a otros 22 estados en decir que el Gobierno no va a quitar una vida, el Gobierno ya no va a ejecutar personas", anunció Northam antes de firmar la ley que a principios de febrero había sido aprobada por la Cámara de Delegados de ese estado.

El gobernador dijo que abolir la pena de muerte "era lo que había que hacer", pero advirtió a quienes cometan delitos que el Estado no va a ser indulgente con ellos. "No tengan dudas de que si cometen el más grave de los crímenes, van a ser castigados, pero Virginia puede hacerlo sin continuar con un sistema que no funciona igual para todos los que se topan con él", afirmó Northam.

Durante la Guerra Civil estadounidense (1861-1865), Virginia fue la capital del sur secesionista. Dos siglos y medio antes había sido el primer lugar de Estados Unidos donde se aplicó la pena de muerte, en 1608, cuando los colonos europeos de Jamestown ejecutaron a un capitán acusado de espionaje, por lo que esta firma significa un cambio decisivo en la historia del estado.

 



Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte (DPIC), unas 1.391 personas fueron ejecutadas en el estado de Virginia desde la época colonial y actualmente es el segundo estado con más ejecuciones en todo el país, después de Texas.

De los 50 estados del país, 23 ya abolieron esa pena, mientras que otros tres -California, Oregón y Pensilvania- lo están debatiendo. Además, de las 98 ejecuciones realizadas en 1999 se bajó a 22 dos décadas después.

Ver comentarios