Después de 17 años, la herida sigue abierta. La sociedad norteamericana recuerda y honra a las 2.974 víctimas del atentado a las Torres Gemelas perpetrado por los yihadistas en Nueva York.

A partir de ese momento, nada fue igual. A los casi tres mil muertos les siguieron decenas de miles más cuando el entonces presidente yanqui, George W. Bush, lanzó su guerra contra el terrorismo.

La invasión a Irak, mientras comenzaba la cacería del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, fueron los símbolos de una época de terror que se extendió por todo el planeta.

Hoy todavía restan identificar 1.111 personas que permanecen desaparecidas tras los mortales ataques. Sus familias aguardan una respuesta para que, así, de una vez por todas, puedan descansar en paz.

El último video que se conoció del ataque

Así fue la reacción de Bush cuando se enteró del ataque: