"Estamos a un paso de que esto se descontrole totalmente y comencemos a contar los muertos por docenas", advirtió el ministro de Defensa boliviano, Eduardo Zavaleta López, sobre el aumento de la violencia en los choques entre manifestantes oficialistas y opositores por los resultados de las recientes elecciones presidenciales.

Luego de que una persona muriera en miércoles por la noche en enfrentamientos en Cochabamba, ya son tres las víctimas fatales desde que empezaron las protestas. "Ahora lo que debería interesarnos a todos nosotros es que esto no termine en una sangría", agregó el ministro en declaraciones a medios locales.

Las protestas se iniciaron después de las elecciones presidencias del 20 de octubre, que habilitaron el cuarto mandato consecutivo del mandatario socialista Evo Morales, luego de un polémico escrutinio. La Concertación Ciudadana, el partido que llevó como candidato al centroderechista Carlos Mesa, desconoció el resultado de los comicios e inició una plan de protestas que mantiene en vilo al país.

El ministro Zavaleta López responsabilizó al presidente del opositor Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, de provocar los enfrentamientos por su discurso radicalizado que desconoce el resultado de la elección presidencial y reclama la renuncia de Morales. Zavaleta afirmó además que los Comités Cívicos de Santa Cruz, Cochabamba y Potosí trasladaron grupos de choque a la sede de Gobierno para enfrentarse a las fuerzas de seguridad.

"Son un puñado de gente que está provocando deliberadamente a la policía. El llamado que ha hecho (Camaño) a radicalizar sus medidas, a tomar instituciones y arengar enfrentamientos va traer consecuencias. Toda esa sangre que está corriendo en Cochabamba es exclusiva responsabilidad del señor Camacho", afirmó.

Cochabamba fue escenario de una de las jornadas más violentas de los últimos 15 días de protestas, cuando manifestantes opositores y oficialistas se enfrentaron en las calles con el resultado de un muerto y 100 heridos. En el municipio Vinto, manifestantes quemaron la sede del gobierno comunal y tomaron cautiva a la intendenta Patricia Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, a la que ultrajaron públicamente.

También hubo enfrentamientos entre defensores y detractores de Morales en la noche del jueves en La Paz, la capital, y la vecina localidad de El Alto, que obligaron a la policía a intervenir arrojando gases lacrimógenos. La capital boliviana y la vecina localidad de El Alto registraron en la noche del miércoles nuevos choques entre defensores y opositores al presidente de Bolivia, Evo Morales, en una nueva jornada de disturbios en la crisis por la que atraviesa el país tras las elecciones.

Los incidentes en ambas ciudades se prolongaron hasta la medianoche e incluyeron choques con la policía, que empleó gases lacrimógenos para dispersar a los violentos.

Ver más productos

La beata Laura Vicuña, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a la beata Laura Vicuña

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos