La sesión parlamentaria fue fijada por la Junta de Portavoces de la cámara catalana a pedido del bloque independentista mayoritario que conforman la coalición Junts pel Sí y los anticapitalistas de la Candidatura de Unidad Popular (CUP).

Mariano Rajoy develó su plan de cesar al gobierno catalán y convocar elecciones en Cataluña en un plazo no mayor al de los seis meses, como parte de las medidas excepcionales que su gobierno llevará esta semana al Senado, al amparo del artículo 155 de la Constitución española, para frenar la secesión de esa región norteña.

Ante las medidas de intervención, inédita en casi 40 años de democracia, la respuesta del presidente catalán, Carles Puigdemont, fue solicitar la celebración de una sesión plenaria en el parlamento catalán para debatir y aprobar la respuesta a lo que calificó como el peor ataque al autogobierno desde la dictadura franquista.

En plena escalada y bloqueo del conflicto secesionista, el movimiento independentista y sus socios de la CUP le reclaman a Puigdemont que levante la “suspensión” de la declaración de independencia que propuso el 10 de octubre pasado, con lo que se prevé que el parlamento catalán, de mayoría independentista tome esa decisión.

"El pueblo de Cataluña a través de sus representantes valorarán la respuesta", aseguró el diputado de Junts pel Sí, Lluis Corominas, quien informó en la conferencia de prensa sobre la fecha del plenario pero se negó a revelar si se producirá la esperada proclamación de la república catalana.

"Creemos que el Estado español ha incurrido en delitos en la redacción de parte de la solicitud para aplicar el artículo 155 de la Constitución. Vamos a combatir en todas las instancias esta agresión del Estado español", agregó.

El diputado independentista remarcó que el “gobierno del Partido Popular (PP) del presidente Mariano Rajoy está actuando como la derecha más extrema” y está “fomentando el odio” con la complicidad de socialistas y liberales. 

En ese sentido, el independentista reclamó al PSC, partido socialista catalán, que está experimentando una fractura interna por el apoyo de su partido a Rajoy a nivel nacional, que elija de qué lado está. 

La vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó que el Senado está "preparado para adaptarse"a la decisión que pueda tomar el bloque independentista, en referencia a la posibilidad de que Puigdemont convoque elecciones anticipadas o proclamen la independencia antes de la sesión del viernes en la que se aprobarán las medidas de intervención. 

El PP cuenta con mayoría absoluta en el Senado y prevé aprobar las medidas con el respaldo del opositor Partido Socialista (PSOE) y de los liberales de Ciudadanos. 

La vicepresidenta advirtió que, cuando el Boletín Oficial del Estado publique las medidas aprobadas por el 155, el presidente Carles Puigdemont “dejará de serlo”, aunque se niegue, porque dejará de “tener firma” y de tener capacidad para tomar decisiones “válidas”.