Los ejercicios espirituales del Papa junto a la curia romana en la Casa Divino Maestro de la localidad, ubicada 27 kilómetros al sudeste del Vaticano, tendrán como tema el "Elogio de la sed".

"Les pido a todos un recuerdo en la oración para mí y mis colaboradores de la Curia romana, que esta tarde iniciaremos la semana de ejercicios espirituales", dijo este mediodía al rezar el tradicional Ángelus en Plaza San Pedro.   

Jorge Bergoglio partió en un bus pullman desde dentro del Vaticano, y 45 minutos después llegó al complejo en el que las meditaciones son guiadas por el sacerdote portugués José Tolentino de Mendonça, vice rector de la Universidad Católica de Lisboa.

Una vez dentro de la Divino Maestro, el pontífice dormirá solo en una habitación en la que tendrá una cama y un escritorio, y allí compartirá con el resto de la Curia las jornadas.

Propiedad de los padres paolinos, el lugar que hospedará a Bergoglio por cuarto año consecutivo es un complejo con 124 habitaciones distribuidas en cuatro edificios de dos y tres pisos.

Sobre las Colinas Albani, el complejo parece a prueba de curiosos: se ubica a unos 5 kilómetros a pie desde la estación de tren más cercana, Albano Laziale, y sobre una pequeña colina que lo hace casi inalcanzable.

La tradición de los ejercicios espirituales fue iniciada en 1925 por el entonces papa Pío XI, recordó el diario L’Osservatore Romano, vocero oficial del Vaticano.

Francisco anima a los presos a vivir la Cuaresma como período de “reconciliación"

"Queridos hermanos y hermanas que están en la cárcel, animo a cada uno de ustedes a vivir el período cuaresmal como ocasión de reconciliación y de renovación de la propia vida bajo la mirada misericordiosa del Señor, que no se cansa más de perdonar”, afirmó en referencia al período de 40 días de la tradición católica inició el pasado miércoles y que termina en Pascuas. 

Durante su último viaje apostólico a Chile y Perú, el pontífice reconoció que uno de los momentos que más le impactaron fue la visita que hizo en Santiago a un centro de reclusión para mujeres.

Antes, ya había visitado cárceles durante sus visitas a Paraguay y México, además de otras dentro de Italia.