Cada año, los humanos emiten entre 30 y 40 billones de toneladas de gas de efecto invernadero, conocido como dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. Si esto continúa así, la Tierra seguirá calentándose hasta un punto devastador para el actual estilo de vida del planeta.

¿Qué se puede hacer?

La mayoría de los científicos están de acuerdo en que es necesario capturar un porcentaje del CO2 emitido, para evitar que se eleve a la atmósfera. Un modo de lograrlo es plantar muchos árboles, ya que estos necesitan el gas para crecer. También liberan oxígeno, componente que beneficia la vida terrestre.

Sin embargo, estudios indican que ya no es posible crear la cantidad suficiente de bosques para retener todo el dióxido de carbono que hace falta según los objetivos fijados por el Acuerdo de París.

Para lograrlo, habría que cubrir todo el terreno de Estados Unidos con árboles solo para capturar el 10% del CO2 emitido anualmente.

Es decir que no hay suficiente espacio en la Tierra para las áreas de cultivo que se necesitan para alimentar al planeta sumado al lugar que ocuparía los bosques necesarios.

En otras palabras, muchas personas tendrían que morir de hambre para resolver el problema de las emisiones de gas de efecto invernadero.