Una médica del hospital de Chester, en Inglaterra, quedó detenida como sospechosa del asesinato de ocho bebés y la tentativa de asesinato de otros seis, según informó la policía local.

El arresto de la mujer se produjo tras una investigación en la unidad neonatal del hospital público de Chester, la cual quedó sospechada de las circunstancias de la muerte de 17 bebés.

En mayo de 2017, la policía fue alertada por el hospital del gran número de fallecimientos de bebés ocurridos en ese centro entre junio de 2015 y junio de 2016.

Como resultado de las primeras indagaciones, la investigación a cargo del inspector Paul Hughes se amplió para determinar qué les sucedió a los 15 bebés que sufrieron lesiones en ese mismo período.

Hughes informó que la detenida se encuentra bajo custodia policial.