Las fotos de la princesa y las flores coparon las rejas del palacio de Kensigton.

Al cumplirse veinte años de la muerte de la princesa Diana de Gales, en un accidente de auto en París, una multitud homenajeó ayer a la “princesa de corazones” frente a su vieja residencia del palacio de Kensington. Allí, recordaron a Lady Di con innumerables ramos de flores, velas, osos de peluche y cartas.

Aunque la Corona Británica intentó aplacar su imagen, la llama de Diana Spencer sigue ardiendo en el corazón de miles de personas en el Reino Unido y en todo el mundo. Sin actos oficiales, las miles de flores que durante toda la semana los británicos dejaron sobre las puertas del palacio de Kensington, en Londres, se convirtieron en el homenaje espontáneo con el que el Reino Unido recordó ayer a la todavía muy popular Lady Di, a veinte años de su muerte.

Algunos, por su parte, sólo se detenían para recordarla junto a las letras de su nombre hechas con flores blancas y rosas. “Inolvidable”, rezaba el mensaje que dejó un hombre, vestido con un traje estampado con la bandera británica. “Siempre en nuestros corazones. Tu buena obra será perpetuada por tus hijos”, decía otro cartel.

El recuerdo familiar

Como contrapartida de los cientos de personas que durante todo el día llegaron hasta esas rejas, los príncipes Guillermo, de 35 años, y Enrique, de 32, decidieron pasar el aniversario en la intimidad. Ambos homenajearon a Lady Di el día miércoles, en privado, cuando recorrieron las refacciones hechas en el viejo jardín del palacio, Sunken Garden, en el que solían pasear junto a su madre, ahora rebautizado como White Garden.

Desde su casamiento en 1981 con el príncipe heredero, Carlos, cuando no era más que una tímida joven de 20 años, pasando por su papel de madre, entregada y de militante humanitaria hasta su trágica muerte, Diana sacudió a la acartonada familia real británica. Su paso por la monarquía fue breve, pero suficiente para dejar su sello, ya que hasta entonces resultaba imposible ver a un miembro de la realeza alzando niños desnutridos en África o tomando de la mano personas con VIH.

La noticia del fallecimiento de Lady Di estalló en el Reino Unido en la madrugada del 31 de agosto de 1997, cuando la princesa de Gales ya se había divorciado del príncipe Carlos y estaba de novia con el empresario egipcio Dodi Al Fayed. Su deceso provocó la mayor exhibición de duelo vista en suelo pirata en tiempos recientes y afectó a la monarquía, que fue acusada de reaccionar con demasiada frialdad. 

Gaiman también la recuerda 

La ciudad de Gaiman, en la provincia de Chubut, es la más relacionada con Lady Di. La princesa de gales visitó dicha ciudad y probó sus tortas galesas en la mejor confitería de la zona en 1995, lo que trajo una verdadera revolución para todos los vecinos de la zona. En dicho lugar, le realizaron un pequeño homenaje y recordaron la histórica visita.