A solo ocho días de terminar su presidencia, Sebastián Piñera (Chile) quiso hacerlo en paz y, en uno de los últimos actos políticos que lo verán como jefe de Estado, organizó uno para recordar los dos años de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, su deseo de tranquilidad se vio entorpecido por una mujer que le vació una botella de agua en la cabeza.

El incidente tuvo lugar en un patio dentro del Palacio de la Moneda, el equivalente a la Casa Rosada en Argentina, cuando Piñera se dispuso a estrechar la mano con los presentes. A pesar de la seguridad que copaba el lugar, la joven pudo llegar hasta el mandatario y directamente empaparlo.

Sebastián Piñera fue empapado por la nieta de un invitado al evento.

Luego del hecho, fue detenida por los agentes de seguridad y trasladada a la Primera Comisaría de Santiago. Además, trascendió que esta persona no llegó allí por casualidad, ya que resultó ser la nieta de Don David, un trabajador mayor que había sido invitado al acto.

Minutos después, David subió al segundo piso del Palacio y se reunió con el presidente Piñera para ofrecerle las disculpas correspondientes. “No me salen palabras”, confesó el abuelo, a lo que el jefe de Estado saliente le respondió lo siguiente: “Mire, es lamentable, pero acepto sus disculpas. Usted no tiene ninguna responsabilidad”. Una vez terminaron su conversación, se fundieron en un abrazo que enterneció a las redes sociales.

Jaime Bellolio, vocero del gobiernno, habló con la prensa, repudió el hecho y responsabilizó a quienes utilizaron retóricas violetas. “Es inaceptable por la institución de la Presidencia y creo que ocurre porque hay personas que han justificado y normalizado la violencia política en estos últimos tiempos”, señaló.

“Abrimos las puertas de la casa de todos para conmemorar y agradecer a los chilenos 2 años de lucha contra la pandemia. Terminó con una acción que daña nuestra democracia y sana convivencia. Su abuelo vino a pedirme disculpas, las acepté y lo recibimos con el respeto que todos merecen”, redactó Piñera en un tuit.

“El problema no es el protocolo, porque no es que hayan 200 personas invitadas, sino quien ocupa la violencia contra el presidente de la república”, remarcó.

¿Qué se sabe de la agresora?

Su nombre es Audrey Astrid Burgos, tiene 22 años y estudia periodismo en la Universidad Alberto Hurtado.

Así empaparon a Sebastián Piñera en Chile

Ver comentarios