Según trascendió, la masacre comenzó cuando los presos intentaron evitar que miembros de la Policía Nacional Bolivariana y de la Guardia Nacional Bolivariana tomaran el control del Centro de Detención Judicial. Los 14 heridos serían todos uniformados.

"Es el peor motín que hayamos tenido en un centro de reclusión preventiva. Allí, los detenidos no deberían pasar más de 48 horas, pero había presos que tenían años", denunció Carlos Nieto, coordinador de la ONG Una Ventana a la Libertad.

Por otra parte, el presidente Nicolás Maduro viajó a Cuba para rendir homenaje al fallecido  Fidel Castro, quien el domingo hubiera cumplido 91 años. "No podía faltar el tributo del presidente de Venezuela, quien siempre estuvo al lado de la Revolución Bolivariana", publicó el diario Granma, al anunciar que el mandatario, acompañado por Raúl Castro (foto), colocó flores junto al monumento de granito que guarda las cenizas del líder de la revolución.