Un matrimonio fue condenado a 10 años y un día de prisión, por haber utilizado a su bebé de tres meses para grabar un video pornográfico. 

Los padres de la menor detenidos en agosto de 2017 en la localidad española de Valladolid, firmaron un acuerdo en el que se hicieron cargo de los cargos que se les imputan.

El hecho fue descubierto gracias a una pelea y posterior cruce de denuncias entre los progenitores por la custodia de la pequeña, a la que además se le detectó una intoxicación por cocaína.

El juicio se realizó a puertas cerradas, aunque simplemente ha consistido en las comparecencias de los dos agentes de la Policía Nacional que intervinieron en la detención de la pareja y en el testimonio de otro, perteneciente a la Brigada de Policía Científica, que procedió a la descarga del material del celular del acusado, para ratificar sus respectivos informes, según fuentes jurídicas.

La mujer manifestó que fue obligada por su ex cónyugue de participar de la misma, pero la explicación no convenció al jurado.

Además de la pena por el ultraje, tanto el padre como la madre de la nena estarán obligados a alejarse de ella por al menos 13 años con imposibilidad de comunicarse y ambos además están inhabilitados durante 15 años para ejercer profesión u oficio que tenga que ver con el contacto con chicos.

También perdieron la patria postestad sobre la víctima, además de estar obligados a participar de un programa de educación sexual y pagarle 20.000 euros en favor de la nena por daños morales.  

Los dos condenados no podrán acercarse o comunicarse con su hija en 13 años (Gentileza: Ministerio del Interior España)