Un bebé de 1 año fue entregado a su madre con cortes, moretones e inflamación en diversas zonas de la cara y el cuerpo, luego de permanecer unas horas en la guardería “Kiddie Garden”, en Indianápolis, Estados Unidos.

Tiffany Griffin, madre del niño, estaba tan indignada al ver la condición de su bebé cuando fue a recogerlo que arremetió a golpes contra un empleado que dijo que una niña de 2 años fue quien hirió a Jesse.

No hay manera de que una bebé, de 2 años, y esa bebé es pequeña y no se ve del tipo violento”, dijo la madre a un noticiero local. Para tener evidencia de la situación, la Tiffany transmitió un video en vivo por Facebook justo después de toparse con la escena.

Estoy tratando de mantener mi compostura, este bebé tiene sangre por todas partes, pero miren a mi bebé. Mi bebé de un año está lleno de jodida sangre y otro bebé lleno de sangre también”, argumenta la progenitora.

La investigación de la Policía de Indiana reveló que una la empleada de 22 años es la sospechosa de la agresión a dos menores en las instalaciones de la guardería.