Desde diciembre de 2019, el mundo cambió rotundamente cuando empezaron a aparecer los primeros casos positivos del Covid-19. Lo que en principio parecía una enfermedad nueva, pero sin demasiada importancia, terminó extendiéndose por todo el globo hasta convertirse en una pandemia casi sin precedentes por la magnitud.

Los barbijos, el alcohol, las cifras de contagios y la distancia social fueron todo un conjunto de cosas que el coronavirus trajo consigo y que, poco a poco, las personas empezaron a adoptar en sus vidas cotidianas.

 

Con la llegada de las vacunas, se abrió una luz de esperanza para disminuir los riesgos mortales que el virus tiene para algunas personas mayores o con enfermedades preexistentes. Sin embargo, eso no detuvo ni las nuevas olas, ni tampoco las nuevas variantes y subvariantes que tuvo la enfermedad.

Ahora, en algunos países ya hay hasta una séptima ola, mientras que para el hemisferio sur, con la llegada del invierno, los riesgos de enfermarse son más grandes. Además, hace poco tiempo los científicos dieron a conocer que hay dos nuevas subvariantes de Ómicron, con lo cual, hay que seguir prestando atención a las especificaciones de cada una para saber como prevenirlas.

En algunos países ya hay hasta una séptima ola.

Se trata de las subvariantes BA.4 y BA.5 que ya comenzaron a propagarse y preocupan a muchos de los expertos que temen estar ante la peor versión del virus que se haya conocido hasta el momento.

En el caso de algunos países de Europa, como España e Italia, estas nuevas subvariantes han producido un aumento sustancial de los casos positivos en las últimas semanas, mientras que en Argentina, se conoció el primer caso hace algunos días y la subvariante que continúa siendo la más preponderante es la BA.1.

La clave de estas nuevas subvariantes, que aparecieron por primera vez en marzo, es que tienen una mayor capacidad para evadir los anticuerpos generados por las vacunas. Eso explica que estén haciendo estragos en lugares con altas tasas de vacunación como Portugal o Reino Unido.

Los expertos indican que las nuevas subvariantes evaden mejor la respuesta de los anticuerpos.

También, vale destacar que de ambas, BA.5 es la que presenta un mayor ritmo de expansión, pero aunque las dos tienen una mayor facilidad para transmitirse, son menos graves que otros linajes de las variantes.

Nuevas variantes del Covid: Cuáles son los síntomas

En primera instancia, hay que decir que los síntomas duran más: Un total de siete días, por sobre los cuatro que dura BA.1. Por otra parte, los expertos indican que las consecuencias más intensas parecen desaparecer antes, pero eso no sucede con los antígenos, por lo que si se realizan tests podrían seguir dando positivo luego de un tiempo.

Los signos más importantes continúan siendo los mismos que con la variante Ómicron: Tos, fiebre, dolor de cabeza, fatiga, mucosidad abundante y perdida de olfato y/o gusto. Además, es frecuente que puedan provocar dolor de garganta y molestias musculares.

Ver comentarios