César Pastrana murió tras recibir una brutal golpiza en una cárcel de Estados Unidos por parte de otro preso, según informó la Policía. El hombre de 33 años estaba cumpliendo una cadena perpetua por abusar sexualmente de nueve menores.

El asesinato del pedófilo habría sido el resultado de un ajuste de cuentas, en lo que se conoce como “justicia carcelaria”. La muerte está siendo investigada como homicidio por agentes del Departamento Correccional de Georgia.

Un portavoz del organismo confirmó el fallecimiento pero se negó a brindar más detalles del caso. Según trascendió, el personal médico llegó a atender al preso tras el ataque, fue trasladado a un hospital local y allí lo declararon muerto.

“Los agentes tienen razones para creer que el delincuente César Pastrana murió como resultado de las lesiones sufridas durante un altercado con otro recluso el 13 de marzo de 2020”, señaló el Departamento Correccional a través de un comunicado.

“El personal médico acudió y se le aplicaron medidas para salvarle la vida. Fue trasladado a un hospital local donde fue declarado muerto a las 12:15 pm por un médico del hospital”, confirmaron.

Pastrana llevaba ocho años alojado en la prisión estatal de Hancock. Fue detenido por primera vez en febrero de 2012 y luego fue acusado de haber abusado de chicos durante un evento de “encierro” de la iglesia NorthStar, donde se desempeñaba como voluntario.

El hombre negó los cargos y aseguró que no era un pedófilo, sin embargo, la institución religiosa le negó el acceso de por vida. Años más tarde, admitió la culpabilidad frente a un tribunal. Pero eso no fue todo, también confesó que había cometido sodomía con un menor de edad.

La cárcel estatal de Hancock es conocida por alojar a muchos presos peligrosos pero no por ser el lugar más seguro para ellos.

 

Ver comentarios