Los jugadores que apuestan a sacar el pozo de la Lotería suelen tener números favoritos, cábalas y rituales para llamar a la fortuna. Algunos apuestan mucho y ganan poco y otros suertudos siguen los tips de los expertos y se convierten en millonarios con dos jugadas.

Esta última es la historia de un escocés que le puso la ficha al sorteo de la Lotería gracias al consejo que siempre le repetía su madre fallecida. Como resultado, Robert Cameron se hizo con el premio de 1,2 millones de euros

 

Se trata de un hombre, de 53 años, que el pasado sábado le pegó a los números ganadores y se ganó 1 millón de libras esterlinas en el sorteo de la lotería nacional británica. Luego, tras convertirse en el más afortunado de las islas, reveló su éxito es gracias a la frase que su difunta madre siempre le repetía.

"Una victoria lleva a una victoria"

En primer lugar, Cameron explicó, ante el diario Mirror, que el día anterior al más afortunado de su vida había ganado 3,70 libras en la loteria. Sin embargo, esa mínima ganancia la metió en otros dos boletos para el sorteo del sábado. Esta decisión lo convirtieron en el afortunado que se llevó un palo de euros.

“Cuando revisé mi boleto al día siguiente, había ganado 3,70 libras”, relató sobre el premio mínimo que consiguió el viernes pasado. “Me reí un poco pensando que eso es todo lo que ganaría”, agregó Robert antes de revelar el tip de su progenitora que le cambió la vida. 

“Pero mi madre siempre solía decir, 'una victoria lleva a una victoria', contó el nuevo millonario de Escocia. “Ella siempre nos decía que si ganas algo, tómalo y gástalo en otra cosa”, insistió sobre las palabras de su mamá que se le grabaron para siempre. 

“Pensé que eran 1.000 libras”

“Así que decidí seguir su consejo y usar mis ganancias para comprar dos boletos para el sorteo de lotería de esa noche”, completó Cameron para agradecer la ayuda del más allá que recibió para ganar el pozo.

Por otra parte, el afortunado relató cómo se dio cuenta que le había pegado a todos los números. “Siempre reviso la aplicación y, por supuesto, apareció el mismo mensaje de felicitación que el día anterior con mi ganancia de 3,70 libras. Esperaba ver algo similar y cuando miré primero, pensé que eran 1.000 libras”, apuntó.

Todavía estaba medio dormido, así que volví a mirar y pensé ‘no, son 100.000 libras esterlinas’. Me llevó una tercera mirada darme cuenta de que era millonario” explicó con emoción el momento más feliz de su vida. 

 

Además, el apostador de Glasgow aclaró que seguía dudando de su fortuna y reveló: “Incluso busqué en Google los números ganadores para verificar dos veces”. Según anticipó, se va a comprar una casa, un coche y se tomará unas vacaciones con el premio.

Estoy muy agradecido de haber seguido el consejo de mi madre. Siento que mi suerte fue gracias a que ella me miraba desde arriba”, concluyó con emoción el más suertudo de Escocia.

Ver comentarios