El caso de Drayke Hardman (12) conmocionó al mundo entero. El pequeño, oriundo de Utah, Estados Unidosse suicidó el jueves pasado a causa del constante bullying que padecía en la escuela. Sus padres, en medio del dolor, eligieron compartir en sus redes sociales el último adiós para poder concientizar sobre esta problemática que sigue cobrándose vidas. 

Luego de meses abuso físico y verbal, Drayke decidió ponerle fin a su vida el pasado 9 de febrero. Su hermana de 16 años fue la que lo encontró agonizando en el piso de su cuarto, ahorcado con un buzo, y le avisó rápidamente a sus padres.

Mientras esperaban que llegara la ambulancia al hogar, el padre intentó realizarle reanimación cardiopulmonar (RCP), pero sus intentos por salvarlo fueron inútiles. El nene de 12 años sufrió muerte cerebral y murió en las primeras horas del jueves.

 

Al ser consultados sobre los motivos que pudieron llevarlo a tomar la decisión de quitarse la vida, los padres, Andy y Samie Hardman, no dudaron en asegurar que Drayke era víctima de bullying en el ambito escolar por parte de varios compañeros, pero había uno en especial que le hacía la vida imposible. 

Esto lo comenzaron a sospechar luego de que el niño llegara un día a su casa con un ojo golpeado. En su momento, le preguntaron qué había sucedido y Drayke no quiso contarles. Fue por eso que fueron al establecimiento escolar para encontrar una solución al hecho, pero, según los papás, no le dieron importancia y solo le dijeron que iban a investigar lo sucedido. 

Drayke Hardman padecía Bullying en la escuela.

Es por eso que el padre responsabiliizó “al sistema” por la muerte de su hijo. Culpo al hecho de que estos acosadores existan. ¿Cómo es que hay tanto odio en nuestro mundo que permitimos que los niños hagan daño a otros niños? Es sencillo... nos lo hacemos entre nosotros y ellos aprenden que está bien alimentar su falta de confianza. Creen que eso los hace geniales, señaló Andy Hardman en una publicación en su cuenta de Instagram.

Y agregó: “Esto tiene que parar ya. ¿Qué haría que un niño de 12 años perdiera tanta esperanza en su corazón como para atarse la capucha al cuello para quitarse la vida? Una palabra... ¡¡¡BULLYING!!!. Mi hijo nunca se casará, nunca será padre. Mierda, nunca tendrá un futuro de ningún tipo. Todo por culpa de un niño cobarde. ¿Por qué este niño merece tratar a mi hijo como si no fuera humano? ¿Qué pasó para que él y sus amigos se convirtieran en promotores del odio. ¿Son los padres? ¡No tengo las respuestas, pero sí sé que ESTO TIENE QUE PARAR YA!”, concluyó.

 

Por su parte, la madre de Drayke también publicó en sus redes sociales unas imágenes de los últimos momentos que pasaron junto al pequeño en el hospital. De ese modo, quiso enviar un mensaje a todos los padres para que hagan lo necesario para evitar pasar por la misma tragedia que la familia.

“Tenía solo 12 años…. 12 años de edad ¿Cómo un niño de 12 años que fue intensamente amado por todos piensa que la vida es tan difícil que necesita alejarse de ella?Esto es el resultado del acoso escolar, mi chico guapo estaba peleando una batalla de la que ni yo podía salvarlo", escribió Samie Hardman.

Y continuó: Es real, es silencioso y no hay absolutamente nada que puedas hacer como padre para quitar este profundo dolor. No hay señales, solo palabras hirientes de otros que finalmente robaron a nuestro Drayke de este lugar cruel”.

Por último, los padres iniciaron una campaña en redes con el hashtag #DoItForDrayke (hacelo por Drayke), con el propósito de que padres y educadores se preocupen por enseñarles a los niños la importancia de no tener comportamientos abusivos.

Drayke Hardman tenía 12 años.
Ver comentarios