Es difícil la vida en tiempos virtuales de pandemia. Complicadísima. Más allá del encierro. O de no ver seguido a muchos de los seres queridos. La comunicación entre las personas hoy en día no es lo que era. Es verdad que no arrancó en 2020 el cambio, pero sí se intensificó al punto que las nuevas costumbres se replican tanto en ámbitos laborales como fuera de ellos.

Para los que se criaron sin celulares al lado de la cama y dependían de los teléfonos fijos propios o incluso de vecinos para contactar a alguien, es raro y frustrante entender que el "ring" eterno le gana por goleada al "hola". Sí, los llamados ya casi que no se atienden y los mensajes previos son un "must", aunque muchas veces entren a la esfera del "te clavaron el visto", con o sin los dos tildes celestes de confirmación. 

En épocas en que los celulares son más pequeñas computadoras y mini televisores que teléfonos, entre otras razones, porque la gente eligió no hablar y puso a los mails y a los textos o audios de WhatsApp como forma primordial de comunicación, entender el uso social de la tecnología es entender a la sociedad como tal.

Quien parece que no lo comprendió así o si lo hizo le pifió por mucho al cálculo es el amigo Juan Emilio Ameri. Hasta el jueves un ignoto porteño que representaba a Salta como diputado nacional y que luego de darle un beso en una teta a su asesora (y novia) en plena sesión virtual logró lo imposible: cerrar aunque sea por un rato la grieta.

Fueron unos segundos, nomás, en una sesión eterna que duró 12 horas y 45 minutos. Instantes que quedarán en el recuerdo porque tienen todos los condimentos necesarios para aspirar a estar en el "top five" de las noticias del año, al punto que pusieron a Argentina entre los temas del día de los medios del mundo y aquí lograron tapar los 13.467 nuevos infectados del jueves, un nuevo récord en materia de contagios de coronavirus en el país.

¿Por qué hizo lo que hizo Ameri? Complejo de responder. De hecho su intento por hacerlo lo dejó todavía más expuesto: “La conexión es muy mala, se me cayó Internet, justo mi pareja sale del baño y le pregunté cómo quedaron las prótesis porque hace diez días se operó, me dijo que quedaron bien, me mostró las cicatrices, y le dije ¿te puedo dar un beso? y le di un beso en la teta, eso es todo".

"¡Ameri, Ameri, Ameri!" Con el tono que el inspector Archundia (o Chalmers) reta a Skinner, y no sabemos si con algún que otro insulto intercalado, a lo largo de distintos llamados que entre otros tuvieron a Máximo Kirchner y Sergio Massa al otro lado de la línea y que el ahora ex diputado no tuvo margen de no responder, a Juan Emilio no le quedó otra que renunciar a su cargo en los primeros minutos de este viernes

Por lo que trascendió, de entrada no estaba muy convencido. Habrá que ver si fue por el sueldo bruto de $238.829,08 y los $33.937,61 de desarraigo que se llevaba mensualmente desde diciembre, cuando asumió la banca del Frente de Todos en Diputados en reemplazo de Sergio “Oso" Leavy. ¿Habrán influido también los $140.000 que cobraría como asesora Celeste Burgos, la chica de la teta en cuestión? 

La cierto es que la dimisión de Ameri finalmente fue aceptada esta madrugada, luego de un largo ida y vuelta entre las distintas fuerzas políticas. Por un lado, estaban los que bramaban por expulsarlo para que fuera más evidente todavía su error. Y, por el otro, los que querían dejar atrás lo más rápido posible el papelón histórico. Ganaron los segundos.

¿Quién es el hombre detrás del beso inoportuno? Juan Emilio Ameri, de 47 años, tuvo tres hijos con Alejandra Escudero, su ex mujer y actual secretaria General de la Agrupación El Aguante del Partido de la Victoria, en la que cual él también militaba.

Antes de asumir su cargo en Diputados para completar el mandato de Levy había sido denunciado por una joven menor de edad que escribió una carta en Facebook en la que se refería a él como "un tipo asqueroso, machista y acosador de quien en muchas ocasiones tuve que sufrir acosos e insinuaciones aún sabiendo la edad que tenía. Al igual que muchas compañeras que ojalá se animen después de mí y salgan a hablar".

Hincha fanático de River, incluso hay quienes dicen que llegó a formar parte de una de las facciones de la barra, tuvo a su cargo el Departamento de Marketing del club de sus amores luego de perder un ojo durante un enfrentamiento con la Policía que tuvo lugar en las cercanías de la cancha de Boca el 8 de abril de 2001, día en que Juan Román Riquelme le hizo el gesto del "Topo Gigio" a Mauricio Macri

Por el momento, la única persona que le brindó apoyo público fue María Rachid. La titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de Buenos Aires e integrante de la Comisión directiva de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) escribió sobre el episodio en su perfil de Twitter: "¿De verdad van a hacer tanto escándalo porque un diputado pensó que no tenía conexión y le besó la teta a su compañera? ¿Se reactivó moralidad? Una sanción a él y los que juegan Candy Crush mientras trabajan me parece bien. Pero no exageren...”.

¡Mamadera, qué hiciste Juan Ameri! Hasta el viernes que viene. Me voy a ver el canal de Diputados en YouTube a ver si pasan algo interesante... 

Ver más productos

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos