Armani, en carrera para ser incluido entre los 23 que viajarán a Rusia. 

Por Alfredo Luis Di Salvo

Antes, ser convocado por la selección nacional no representaba para el jugador la enorme euforia que causa hoy. Muchos, preferían seguir jugando para sus clubes por temor a perder su lugar en el equipo y porque los distintos técnicos no estaban de acuerdo que se vayan.

Un caso concreto fue el de Juan José López, en el Mundial de 1978, que su citación la reclamaba todo el país y altos funcionarios del gobierno de ese momento y el "Negro" se negó a ir y no jugó.

Algo similar sucedió con Hugo Orlando Gatti que al técnico Menotti le interesaba verlo en el arco argentino, pero sin embargo el 'Loco' Gatti prefirió escuchar las recomendaciones de su director técnico boquense, Juan Carlos Lorenzo y de manera elíptica desistió "al no poder recuperarse de una lesión en la rodilla".

La verdad es que tal lesión existía, pero era leve y no impedía jugar en el Mundial. Al bajarse Gatti las acciones del "Pato" Fillol subieron abruptamente, que también en algún momento se había negado a participar.

Si bien, no había una manifiesta injerencia dirigencial, César Menotti nunca dejó de recibir presiones ya sea de la prensa, como de otros poderes que en esa época conducían fácticamente al país. Finalmente se decidió por Ubaldo Matildo Fillol. Se ganó por primera vez la Copa del Mundo y fue uno de los factores fundamentales con siete actuaciones descollantes, habiéndose preparado solamente con cinco amistosos previos.

El caso de Nery Pumpido fue parecido. La intolerancia en el ciclo Carlos Bilardo era una constante. La capitanía de Maradona y la terrible pelea con Passarella, la guerra que le planteó Menotti, la crítica desmesurada de la prensa, para colmo dirigía a un equipo que no jugaba bien y en el medio de todos los conflictos: Fillol.

A pesar de todo, cuando Bilardo debía tomar una decisión complicada la tomó. Recordemos que la vigencia de Ubaldo Fillol en el fútbol argentino era superlativa. Campeón del Mundial 1978, ídolo en River y su notable desempeño en el Atlético de Madrid daba la sensación que era el arquero indiscutido en la selección argentina de 1986.

Fue el guardameta titular en las Eliminatorias pero desde la clasificación a México, después del empate 2 a 2 con Perú en el último partido Fillol no volvió a ser convocado. Un episodio inexplicable sino repasamos la historia.


En los comienzos del ’86 Bilardo expresó que el único titular era Diego Maradona. La declaración la tomó como un agravio Daniel Passarella y estalló el conflicto. Hubo innumerables opiniones, pero el que salió con los tapones de punta en defensa del marcador de River fue el Pato Fillol: "Solo un ciego no valora a Daniel".

Esa frase fue un estilete que le partió el alma a Bilardo y no se lo perdonó nunca más. Los arqueros del técnico argentino eran: Luis Islas, Nery Pumpido y Héctor Zelada, que había realizado casi toda su campaña en México, se había ido a fines de los ’70, y era ídolo en las tierras aztecas. 

Fue pasando el tiempo, y se presentó una agria discusión entre Islas y Bilardo simplemente por cómo debía pararse la barrera en los tiros libres. Luis opinaba que sea cerrada y el entrenador abierta.

Todo el mundo del fútbol opinaba hasta que dio su punto de vista Hugo Gatti"Pumpido e Islas pueden ser buenos arqueros pero nunca serán excepcionales como Fillol. El titular tiene que ser Fillol".

Carlos Bilardo uno de los personajes más confrontativos que conocí, finalmente se decidió por Nery Pumpido como arquero titular. A poco tiempo de iniciar el Mundial, le hice una nota a mi amigo Ubaldo Fillol desde Madrid y me dijo: "Te confieso que mi sueño significaba atajar en el Mundial. Bilardo me había dicho después de las Eliminatorias, que los únicos que participaríamos seguro en México éramos los tres arqueros, y que si yo mantenía el nivel sería titular. No solamente lo mantuve sino que lo superé. Es la mayor frustración de mi carrera. No sé qué le pasó a Bilardo, espero que algún día me lo cuente". Se despidió casi llorando…

Cuando se conoció la lista definitiva y figuraba Zelada causó sorpresa en el periodismo y en la gente, porque nunca más fue convocado y tiene el supremo privilegio de ser el único Campeón del Mundo argentino que nunca jugó un partido con la Selección.

Franco Armani, arquero de River Plate desde el 1º de enero de 2018, desconocido por muchos, está pasando por un momento fantástico ganando partidos por sus extraordinarias intervenciones. 

Ya mantuvo la valla invicta en más de 500 minutos y obtuvo la Supercopa Argentina. Nació en Casilda, Santa Fe, lo mismo que Jorge Sampaoli, tiene 31 años y mide 1,89. En Colombia es ídolo, fue transferido por Deportivo Merlo a Atlético Nacional en 2010 y no paró de acumular títulos: 4 Torneos Apertura; 2 Superligas de Colombia; 3 Copas de Colombia; 2 Torneos Finalización, Copa Libertadores en 2016 y Recopa Sudamericana 2017.

Esperemos que Jorge Sampaoli lo convoque para Rusia 2018, porque de lo contrario, como tiene doble nacionalidad, gente muy allegada a José Pekerman me confirmó que el técnico de la Selección de Colombia, piensa ficharlo a fines de mayo y sería lamentable que esta situación nos perjudique por el momento fantástico que está atravesando.