Con la aparición de las redes sociales, y los videos de duración corta en las nuevas plataformas digitales, los animales comenzaron a ser un gran foco de los usuarios, entre ellos los gatos. Lo que llama la atención de muchas personas es que en la mayoría de los contenidos visuales las dueñas de los felinos siempre llevan el nombre de “Karen”, pero, ¿por qué se usa ese nombre para hacer referencia a las dueñas gatunas?

 

Inicios de las Karen

Karen Wellen es una mujer que adoptó a la gata Scarlett, quien sufrió graves heridas por salvar a sus cachorritos de un incendio en Nueva York. Los memes que aparecen en las redes sociales y replica el nombre Karen, cita a las mujeres dueñas de los gatos de todo el mundo, y hacen referencia a Wellen por aquella historia. En marzo de 1996, se registró un gran incendio en un predio que era utilizado como fumadero de opio en el distrito de Brooklyn, Nueva York. Hace 25 años, uno de los bomberos que logró sofocar las llamas, vio que una gata socorrió a sus pequeños recién nacidos y los sacó del lugar para ponerlos a salvo. Sin pensarlo, el hombre tomó a la felina con sus bebés y los llevó camino al veterinario. La gata no podía abrir sus ojos por la cantidad de humo que había en el lugar y por el ardor que le generaba, y allí fue cuando el bombero observó que el animal utilizó su olfato para contar a sus crías. A pesar del esfuerzo de la gata madre, uno de los gatitos murió, pero la felina junto a los demás fueron atendidos y posteriormente dados en adopción a dos familias.

Karen: es desde principios del siglo XXI un término peyorativo utilizado en los Estados Unidos, y desde allí en otros territorios anglófonos y en algunas regiones hispanohablantes para referirse a una mujer que cree tener el derecho a exigir más.

Aparece la Wellen

Aquí es dónde aparece el famoso nombre “Karen”. La mujer que adoptó a la valiente madre gatuna que puso en juego su vida para salvar a su cría, fue adoptada por Karen Wellen, quién vivía en Long Island y que poco antes de la historia de Scarlett perdió, en un accidente de tráfico, a un gato que era viejo miembro de su familia. Desde entonces, Wellen se propuso adoptar “michis” que necesitaran cuidados especiales. La historia de los esfuerzos y valentía de esta madre felina para salvar a sus gatitos atrajo la atención internacional, y la clínica recibió más de 7.000 cartas ofreciendo adoptar a Scarlett y sus gatitos.

Luego de esta trágica historia, pero con un bello final para la mayoría de los miembros de la familia felina, a las dueñas de los gatos se las bautiza como “Karen”. La historia trascendió las décadas, pues hasta ahora, los memes utilizan ese nombre. Scarlett murió el 11 de octubre de 2008, luego de pasar una cómoda vida junto a Karen Wellen, mientras estaba con su familia adoptiva en su hogar de Brooklyn. Scarlett necesitaba atención continua como resultado de sus lesiones. Aunque recuperó la visión, tuvieron que operarle los párpados. Más tarde, fue diagnosticada con un soplo al corazón durante su recuperación en la Animal League.

A su muerte, se informó que sufría múltiples enfermedades. A las "Karen" se les suma el amor y fanatismo a los gatos, que también tienen un propio nombre “ailurofilia”. La ailurofilia es el amor por los gatos o felinos, la palabra proviene del griego ailuros que significa gato, y philos que se traduce como amor. Esta palabra es contraria a ailurofobia, que es el miedo o la repulsión a los gatos u otros felinos. Este amor por los gatos va acompañado por los sentimientos de admiración, fascinación y placer que se siente al cuidarlos y gozar de su compañía. En la gran mayoría de casos no desaparece con el pasar del tiempo. Este amor por los gatos no debe confundirse con el síndrome de Noé, que es una patología que lleva al enfermo a querer acumular todo tipo de animales de compañía, llegando al punto en que le resulta imposible tener un cuidado adecuado de estos. 

Crece el fanatismo por los michis y las redes sociales rebautizó a las dueñas de los gatos como las “Karen”. No importa el género del propietario del felino, todo llevan el mismo nombre. La famosa historia propone la adopción y no la compra de animales.

Quienes tienen ailurofilia poseen un gran sentido de respeto, amor, responsabilidad y compromiso con los felinos. Por un lado, existen los amantes de los gatos, que adoptan uno o dos y buscan objetos personalizados inspirados en ellos. Pero también hay casos más extremos de personas que adoptan, compran o recogen de la calle una gran cantidad de gatos; lo que hace imposible la convivencia con otras personas que no tengan su mismo gusto.

Según los últimos estudios científicos, con el avance del fanatismo asía los gatos, las personas que se sienten atraídos por los gatos son en general personas reservadas, independientes y algo impredecibles, por lo general son más solicitados a eventos sociales, tal vez, porque no siempre asisten y su asistencia es muy valorada, son mucho más propensos a relacionarse con otras personas que también tengan gatos y odian seguir indicaciones.

En honor a Scarlett

Existe el galardón Scarlett Award for Animal Heroism, que premia a animales que participan en actos heroicos.

Los fans de los perros 

Del otro lado de la grieta del amor, las personas que tienen o prefieren a los perros tienen características similares y bien definidas, según indicó el mismo estudio científico realizado a dueños de los gatos. No es casualidad que prefieras la compañía de un canino a la de un felino, es más, puede ser que incluso los felinos te parezcan un poco desagradables, y no hay nada malo en ti, es solo que tu forma de ser no es afín a ellos. En general, las personas que son fans de los perros son seres sociables (tanto en persona como en línea), que necesitan estar rodeados de gente o necesitan estar en contacto con alguien más, son alegres, amigables (en promedio tienen hasta 26 amigos más), leales, les gusta moverse en grupos, están más dispuestos a seguir indicaciones.

Ver comentarios