Por Marco Bustamante

Esta historia transcurre en lo que era una de las propiedades de Ruperto Alfredo Guzmán Méndez, un hombre nacido el 27 de mayo de 1855 en San Miguel de Tucumán. Político, empresario y filántropo, que se destacó en la sociedad de aquella época.

Cuentan los lugareños, que esta personalidad de antaño, tuvo una hija, Guillermina Eulalia, fruto de su relación con su esposa, Guillermina Leston. La pequeña, lamentablemente falleció a los tres meses, el 1 de mayo de 1882, de una afección pulmonar.

 

 

Al parecer, la perdida prematura de su hija, lo motivó a construir una “Granja modelo”, situada en zona conocida como La Agüadita, en la que se dedicó a investigar y perfeccionar los métodos para la pasteurización y demás productos derivados de la leche.

Hasta ese lugar ubicado de la capital tucumana, llegaron el pasado 27 de mayo, los integrantes del grupo Mundo Paranormal Argentina”, integrado por Patricia Maldonado, Dory Garcia, Ezequiel Avellaneda, Marcela Palacios y Vanessa Corbalán. Esa noche, lograron registrar las voces de las almas invisibles que recorren la propiedad.

El equipo de “Mundo Paranormal Argentina” que logró captar la voz del fantasma.

Voces de ultratumba

Hace pocos días, el 27 de mayo, una vela permaneció encendida, gran parte de la noche, en el interior de la Granja modelo, en forma de homenaje por el cumpleaños de Alfredo Guzmán. Puede parecer extraño celebrar la vida de alguien que murió hace casi 70 años, pero así fue.

Nada es casual en una investigación de este tipo, esa conmemoración, era una forma también de pedir permiso para permanecer ahí las siguientes horas. Una forma también de mostrar respeto por las almas que podrían estar, o no, en el lugar.

 

En un momento dado, mientras recorrían la casona, lograron con el “Spirit box” -una moderna herramienta que posibilitaría hablar con espíritus-, captar la voz de un grupo de entidades, y de una en especial, que se presentó como Fredi. Y no solo eso, sino que esta voz fantasmal, les avisó a todos los presentes, que ese día era su cumpleaños.

Es creer o reventar, en el día del cumpleaños de Alfredo Guzman, “algo” desde “algún lugar”, se comunicó con este grupo de investigadores tucumanos, pare decirles que era Fredi (diminutivo de Alfredo) y que se cumplía ese día el aniversario de su nacimiento. Está de más decir que recomendamos ver detenidamente el video que acompaña esta nota para sacar sus propias conclusiones.

 

 

¿Quién fue Alfredo Guzmán?

Guzmán nació en Tucumán el 27 de mayo de 1855 y falleció el 14 de mayo de 1951, pocos días antes de cumplir los 96 años. Su trayectoria se caracterizó por una visión progresista y una conciencia solidaria, que se plasmó en innumerables obras que fructificaron a lo largo de los años.

El 27 de julio de 1909, Guzmán puso en marcha la Estación Experimental, que durante un siglo ha impulsado el desarrollo de Tucumán. Trabajó duramente en el campo, desde la mocedad, hasta formarse una posición. Su larga vida le permitió ser espectador e impulsor de importantes transformaciones sociales, políticas y económicas.

Guzmán hizo ingresar en la etapa moderna al ingenio Concepción, que compró a sus tíos Méndez. Lo dotó de enormes adelantos -entre ellos la primera refinería que conoció la provincia-, hasta convertirlo en un verdadero coloso de producción. Al mismo tiempo, advirtiendo la urgencia de que la agricultura tucumana se desarrollase sobre bases científicas, Guzmán como legislador obtuvo la ley de creación de la Estación Experimental Agrícola, a la que puso en funcionamiento desde 1909 y presidió largamente.

Alfredo Guzmán falleció el 14 de mayo de 1951.

Anticipando la necesidad de promover la citricultura, en 1908 fundó la Quinta Guillermina que poblaría con una gran cantidad de nuevas variedades de naranjas y limones que trajo del exterior, introdujo y aclimató en Tucumán y se expandieron a todo el territorio. Introdujo, además, la mandarina, el pomelo, el kaki, la palta y la alfalfa de invierno.

En 1914 creó el establecimiento "Granja Modelo", que significó para Tucumán la introducción de la leche higiénica y pasteurizada, ayudando a disminuir drásticamente los índices de mortalidad infantil.

Como filántropo, su obra inigualada de asistencia social, tuvo la intensa colaboración de su compañera, doña Guillermina Leston, (1863-1947). La provincia le debe la donación del edificio de la Sala Cuna (1904), la creación del Colegio Guillermina Leston de Guzmán (1937), y de los hogares San José para ancianos (1942) y San Roque para ancianas (1945). Hacia el final de sus días aportó una cuantiosa donación para concretar la obra del Templo de Nuestra Señora de la Merced, que fue bendecido en 1950.

En 1923 apoyó a la institución deportiva conocida desde entonces como Sportivo Guzmán, y en toda su trayectoria fue un permanente promotor de los deportes.

Fallece el 14 de mayo de 1951 en su casona de la calle 25 de mayo y Mendoza, en la capital tucumana.

 
Ver comentarios