A raíz de la denuncia de abuso sexual realizada contra un sacerdote chileno que ejercía en una parroquía de Liniers, trabajadores del establecimiento dieron aberrantes detalles de lo que sucedía dentro del lugar religioso. "Este sujeto tiene cómplices, hay que investigar a todas las autoridades del instituto. Sacaba a los menores de horario de clases y los enviaba a su dormitorio, debe haber más víctimas que tienen miedo de hablar", aseguraron.

Según pudo averiguar cronica.com.ar, son al menos tres los involucrados en el caso y detallaron que los trabajadores se mueven todos los días en diferentes parroquías: una situada en avenida Emilio Castro 6391, en Liniers; otra en el Insituto San Luis de Tapiales y la restante en el San José Obrero de La Mantanza. "Hay al menos tres curas y un rector que deben investigar de inmediato. Estaban al tanto de la situación y esconden secretos muy graves. Hay cientos de chicos que podrían estar viviendo amenazados", aseguraron. 

Al referirse al cura denunciado, Nelson Pérez Jerez, quien cuenta con graves antecedentes de abuso y adulteración de certificados de defunción, manifestaron: "Estaba siempre borracho, daba las misas alcoholizado. Sacaba a los nenes de horario de clase y pedía que los envíen hacia su dormitorio. Tenía una casita en cada uno de los establecimientos".

Continuaron: "El hombre se acercaba permanentemente a los chicos. Los llevaba a bailar y los iba a buscar. Les daba plata para que compren alcohol. Organizaba viajes para llevarlos lejos, creemos que algunos de esos viajes se concretaron. Los planeaba junto al Padre Arul Savariapan, el Padre Eladio Adorno Orihuela y el representante legal del instituto".

Sobre este último agregaron: "Es muy violento, solía amenazar a profesores. Incluso, tiene denuncias en su contra por violencia de género y una perimetral para no acercarse a su ex pareja, a quien le hizo vivir un calvario".

Finalmente, concluyeron: "Los curas y esta autoridad tienen una relación muy rara. Se iban de viaje reiteradamente y todos estaban al tanto de las denuncias de abuso en contra de Pérez Jérez. Cuando un profesor denunciaba algún tipo de irregularidad, lo llevaban a un cuarto, lo encerraban y lo amenazaban para que no hable. En el peor de los casos, los echaban del colegio. Muchos menores de edad pudieron haber sido víctimas y no hablan por miedo". 

El caso, que fue primicia de cronica.com.ar, salió a la luz luego de que un chico denunció a Pérez Jérez por abusarlo sexualmente mientras el religioso se encontraba alcoholizado. El joven y sus compañeros estaban cocinando en el establecimiento para un evento solidario, cuando el sacerdote bajó de su habitación, completamente borracho, y le tocó la cola en reiteradas oportunidades delante de los otros menores.

Ver más productos

La iglesia recuerda hoy a santa María Crucificada de Rosa.

La iglesia recuerda hoy a santa María Crucificada de Rosa

Esta frase surgió en una reunión de gabinete económico con el Presidente.

Para el gobierno "el pueblo no tiene por qué pagar otra vez un préstamo"

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos