El cuádruple femicida platense Ricardo Barreda dijo este sábado estar "muy arrepentido" por los asesinatos que cometió el 15 de noviembre de 1992, cuando les quitó la vida a su su esposa, Gladys McDonald; a sus dos hijas, Cecilia y Adriana, y a su suegra Elena Arreche.

El odontólogo además aseveró que en el caso de poder retroceder el tiempo atrás, no cometería los crímenes y apuntó que le "duele mucho" lo ocurrido.

Luego reconoció estar bien de salud pese a su edad, planteó no querer "volver atrás" porque no le gusta "revolver" y apuntó que cuando se "revuelve mierda sale mal olor".

Barreda formuló estas declaraciones al periodista platense Marcelo Costanzo, quien tras entrevistar al femicida en las calles de la localidad bonaerense de San Martín, subió el video a sus redes sociales.

Detalló que vive en esa zona del norte del conurbano, donde "todo el mundo" lo "conoce" y lo "trata bien", y añadió: "Es más, me esperan, me llevan a un lado, a otro, me invitan", y negó que los vecinos de esa localidad lo critiquen por el cuádruple asesinato.

Por último, Barreda pidió a los medios que lo "dejen de hinchar" y dijo que la gente que lo frecuenta "es lo suficientemente cauta para no hacer preguntas irritantes".

El 15 de noviembre de 1992, en su casona de calle 48 entre 11 y 12 de La Plata, Barreda (82) mató a escopetazos a su esposa Gladys Margarita Mc Donald (57), su suegra Elena Arreche (86) y sus hijas Celina (26) y Adriana (24).

El odontólogo primero negó la acusación del cuádruple crimen e intentó hacer pasar el hecho como un robo a su casa, pero finalmente confesó; y en 1995 fue condenado a reclusión perpetua por triple homicidio calificado y un homicidio simple.

Según contó él mismo en el juicio, los homicidios fueron una reacción suya a los maltratos y humillaciones que recibía de todas ellas. 

"Lo siento por mi hija más chica, que fue a la que menos le di y de quien más recibí", declaró en aquel debate oral que terminó con él en la cárcel, donde con los años se dedicó a estudiar Derecho.

Recién en mayo de 2008 Barreda abandonó la Unidad Penal 9 de La Plata al ser beneficiado con un arresto domiciliario y se fue vivir con su nueva pareja, Berta "Pochi" André, quien murió en julio de 2015 como consecuencia del deterioro de su salud a raíz de graves problemas neurológicos.

En diciembre de ese mismo año, y luego de varias idas y vueltas judiciales, Barreda recibió la libertad condicional, mientras que en mayo de 2016 se declaró "extinguida la pena impuesta" y se hicieron "cesar las accesorias legales impuestas".

A partir de esta resolución, Barreda quedó en plena libertad y ya no tuvo que ser controlado por la Justicia.

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos