Cámaras de seguridad del barrio porteño de Recoleta desmintieron a la menor de 16 años que aseguró haber sido secuestrada y abusada sexualmente durante el partido de Argentina-Nigeria.

La adolescente había asegurado que fue capturada por un vehículo rojo en las calles Arenales y Anchorena. Sin embargo, policías de la Ciudad analizaron las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona y desmintieron el relato.


 

Fuentes policiales manifestaron que en las imágenes "se ve a la chica y a su amiga caminando y fumando".

"Se ve a la chica y a su amiga caminando y fumando"

Agregaron: "aún estamos tratando de reconstruir para dónde fueron, las imágenes muestran que la menor no se fue por el camino que dijo. Creemos que se fue de la casa por una pelea con su madre".

"Creemos que se fue de la casa por una pelea con su madre"

En cuanto a la acusación de abuso sexual, las pericias médicas que se le realizaron habrían indicado que la joven no fue violada. 

En tanto, Elena Santos, la directora del colegio San Miguel donde asiste la menor, manifestó a Crónica TV que las autoridades se enteraron de la desaparición a través de las redes sociales.

Agregaron que ayudaron en la difusión de la búsqueda de la alumna y se acercaron a la comisaría de la zona a reclamar "más seguridad".

"Hablé con los familiares y me dijeron que ella está bien. Ese día la alumna asistió al colegio y realizó su jornada habitual. Detalló que el día del confuso episodio la alumna asistió a la escuela y realizó su jornada habitual en el establecimiento", expresó.

El caso

La mejor fue hallada vestida con el uniforme del colegio y descalza y relató que fue secuestrada y subida a un auto rojo donde había mucho humo y una chica desmayada. 

Agregó que luego la llevaron a un departamento o galpón donde había más chicas y fue abusada sexualmente. Contó que una mujer le dio un juego de llaves y, de esta forma, logró escapar.  

La causa inició cuando el padre se presentó ante la Justicia para denunciar que su hija no había vuelto del colegio San Miguel. 

En Güemes y Agüero, un oficial vio correr a una joven que estaba vestida con uniforme escolar y que iba descalza. La alcanzó, la asistió y, entonces, la chica dio su relato.

Testigos del hecho, publicaron sus versiones en Facebook: