Confirmaron las prisiones preventivas de ocho de los policías de la Ciudad acusados de encubrir el crimen de Lucas González, el adolescente baleado eBarracas el 17 de noviembre. Así lo determinó  la Cámara del Crimen.

Es para los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, a los subcomisarios Roberto Inca y Ramón Chocobar, al inspector Héctor Cuevas y a los oficiales Sebastián Baidon, Daniel Espinoza y Jonathan Martínez.


Los jueces Alberto Seijas, Julio Lucini y Mariano Scotto rechazaron las apelaciones de las defensas en base a la gravedad del delito que se les imputa y el peligro de entorpecimiento de la investigación aún en curso. En el caso de Martínez fue desestimada por "improcedente".

En cuanto al subcomisario Chocobar, los camaristas tuvieron en cuenta además que está procesado y camino a juicio oral en el marco de una causa que lleva adelante la Justicia Federal por trata de personas.

Los policías acusados de encubrir el crimen de Lucas están procesados con prisión preventiva por encubrimiento doblemente agravado por ser funcionarios públicos y por ser el delito precedente especialmente grave en concurso real con la privación ilegal de la libertad doblemente agravada de sus tres amigos y porque en desempeño de un acto de servicio cometieron vejaciones.

" No pueden pasarse por alto las graves características de los episodios que se le atribuyen en esta investigación pues habrían privado ilegalmente de la libertad a las víctimas y alterado rastros y pruebas del delito", cuya autoría se les atribuye a los policías Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi,  sostiene  el fallo.

Para los camaristas los acusados integrarían " el grupo de funcionarios que arribó al lugar instantes después del suceso e intentó aparentar un enfrentamiento armado, para lo cual, entre otras acciones, se habría introducido maliciosamente –“plantado”– un arma de utilería en el rodado que ocupaban las víctimas".

"E n este contexto, es dable también presumir la existencia de riesgo de presión a los damnificados, a sus familiares y testigos que deban declarar en un eventual juicio, sobre todo si se tiene en cuenta la relación de poder, recursos y condiciones que deriva de que los imputados integren una fuerza de seguridad", consideraron los jueces.

Consideraron que por la pena en expectativa hay riesgo de fuga.


El asesinato de Luca. fue cometido cerca de las 9.30 del 17 de noviembre, cuando la víctima y tres amigos de su misma edad salieron de entrenar del club Barracas Central a bordo del Volkswagen Suran del padre de uno de ellos y fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial, del que bajaron tres efectivos armados y sin identificar.

Los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles, por lo que huyeron del lugar, y los policías les dispararon desde distintos ángulos.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy